El extraño caso de la científica sexy



Al mismo tiempo que busca salvar vidas, June es modelo profesional de erotismo. (Especial) EL ÁNGEL EXTERMINADOR Arturo J. Flores Las dos pasiones de June Ann D’Angelo, especialista en Inmunología, parecieran totalmente opuestas: por la mañana dirige una investigación sobre el zika en la Universidad de Saint Louis y por la noche hace fotografías de desnudo y baila pole dance con música de Pink Floyd. En junio de 2015, el científico inglés Tim Hunt dijo, durante su participación en la Conferencia Internacional de Periodistas de Ciencia, en Seúl, Corea, que las mujeres dedicadas a la ciencia solo sirven para distraer a los hombres. “Provocan que los hombres nos enamoremos de ellas y, encima, lloran cuando uno critica su trabajo”, expuso ante el azoro de la concurrencia. Sus declaraciones causaron indignación entre gran parte de la comunidad científica. En respuesta, muchas mujeres dedicadas a la investigación comenzaron a tuitear fotografías suyas mientras trabajaban en sus laboratorios, acompañadas del hashtag #DistractinglySexy (sexy distractora). Una de ellas fue la doctora en Inmunología June Ann D’Angelo, quien dirige proyectos de investigación para el laboratorio de la Universidad de Saint Louis, Misuri. También cybergirl de Playboy.

Al mismo tiempo que busca salvar vidas, June es modelo profesional de erotismo. Sus fotografías de desnudo han aparecido en revistas como Playboy, Men’s Health y Maxim, entre otras. Sus dos profesiones rompen con un estereotipo tan enquistado en la mente de algunos hombres como la del premio Nobel Tim Hunt: que las mujeres hermosas no pueden ser inteligentes y viceversa. “Me enfrento a ese prejuicio todos los días”, me dice June cuando hacemos contacto vía Skype. “Se supone que una chica sexy no debería tener materia gris y cuando sucede, la gente no sabe cómo reaccionar. En Estados Unidos las personas no son tan abiertas como creemos. Es una pena. Los europeos son mucho más progresistas en ese sentido”. “Cuando fotógrafos y productores se enteran que tengo un doctorado se quedan con el ojo cuadrado. En general me siento afortunada porque tengo a mi alrededor gente que entiende y que apoya mi dualidad. Conozco el caso de una profesora universitaria que fue despedida después de que se hicieran públicas unas fotografías suyas en bikini. Eso es muy triste.” De los tubos de ensayo al “tubo, tubo” June me cuenta que su primer amor fue la ciencia. Cuando cursaba el séptimo grado leyó el libro Zona caliente. Un thriller científico del periodista Richard Preston publicado en 1994. “Desde entonces me obsesioné en descubrir los procesos por medio de los cuales nuestro cuerpo combate las enfermedades que lo atacan”, menciona. Actualmente, la doctora D’Angelo dirige un estudio acerca de los virus del zika y el dengue. Cuando ya se encontraba estudiando Inmunología, una pareja de jóvenes fotógrafos la invitó a hacer una sesión. Ahí descubrió que aquella sería su segunda pasión. Primero se abocó a realizar proyectos de tipo artístico, que solían exponerse en galerías experimentales. Pero con el tiempo abrió su espectro al realizar fotografías en bikini, lencería y, finalmente… sin ropa. Eso no es todo. Además de científica y modelo, June es bailarina profesional de pole dance: sube al escenario como invitada de El Monstero, un grupo musical tributo a Pink Floyd. Realiza su acto justo cuando los ejecutantes interpretan la nunca mejor pensada canción “Young Lust”. Pueden buscar el video en YouTube. Mujer de ciencia. Estrella de la fotografía. Rockera de corazón. Y a esta lista habría que añadir su interés en dirigir una película y experimentar como fotógrafa. También la protesta política. Semanas antes de que Donald Trump ganara la presidencia de Estados Unidos, June formó parte de una intervención a las afueras del auditorio donde se llevó a cabo en la Universidad de Washington el segundo debate presidencial entre el magnate y Hillary Clinton. El performance se tituló Brick x Brick y junto a otras chicas se disfrazó de “muro”. Además, el día siguiente al que se reveló aquel polémico video en el que Trump dijo que cuando siendo famoso podría hacer lo que quisiera con una mujer, June publicó una imagen en sus redes sociales en las que se pintó la zona genital aludiendo a un gato, junto con la leyenda “Pussies against Trump”. “A todos aquellos que solo se masturban con las fotos donde estoy desnuda se les olvida que esa persona en la imagen tiene una postura política, unos principios y un cerebro”. www.geminijunemoon.com (http://www.geminijunemoon.com/)

No hay comentarios:

También te puede interesar