Historia de la teoría psicoanalítica [Pseudociencia]



La teoría psicoanalítica o psicoanálisis es una pseudociencia que fue fundada a finales del siglo XIX (alrededor de 1896) por el neurólogo austríaco Sigmund Freud, uno de los intelectuales más influyentes del siglo XX. Esta teoría trata de explicar las fuerzas inconscientes que motivan al comportamiento humano, es decir, aquellos conflictos internos que aparecen durante la niñez y que afectan, a posteriori, a los comportamientos y emociones del individuo. En el Psicoanálisis la sexualidad es la base del desarrollo de las personas.

Su origen inicial

Con esta teoría, Freud rompía con la creencia de que la sexualidad se nacía en la adolescencia, pues él afirmaba que ésta es una constante en la vida del sujeto desde el nacimiento, se estructura a lo largo del tiempo y además, pasa por diferentes etapas. Esta organización depende de cómo se acoplen los diferentes procesos que se dan en un individuo que son tres: los biológicos, los psicológicos y los socioculturales. La disposición de estos tres elementos serán fundamentales para el desarrollo del ser humano.
Todos poseemos emociones, sueños, pensamientos, motivaciones… pero también conductas, es aquí donde incide el autor en su teoría, pues piensa que el origen de estas conductas es la sexualidad de cada uno. Además, explica que los primeros años de vida son decisivos en el desarrollo de la personalidad, es aquí donde la sexualidad cobra mayor importancia, pues comienza a darse los conflictos entre los impulsos biológicos sexuales del niño y los límites impuestos por la sociedad.
Dentro del Psicoanálisis, la Teoría Psicosexual explica que existen tres componentes fundamentales dentro de la personalidad: el ello, el yo y el super yo. El ello es la parte en la que se satisfacen los deseos, en la que aparecen los primeros impulsos de la mente humana. No hay noción del tiempo ni tampoco de lo bueno o lo malo, simplemente se llega a la satisfacción de las necesidades de cada uno. Por su parte el yo es la parte consciente de ello. Es aquí donde aparece el sentido común y la razón, no se basa en satisfacción si no en la realidad que rodea al individuo. Por último,el super yo es la parte relacionada con lo moral,con la ética que nos han enseñado desde pequeños. Estas enseñanzas provienen de muchas fuentes, los padres, el colegio, la religión… son doctrinas que frenan la conducta. Así Freud estipulaba una parte inconsciente en el individuo (el ello), una parte consciente, (el yo) y una parte moral (el super yo).

Las enseñanzas de Freud

Además, el autor definía que dentro del Psicoanálisis, la organización psicosexual se establecía en dos períodos diferenciados: el período pregenital y el período genital. El período pregenital transcurre desde que el individuo nace hasta la pubertad. Es una fase en la que la sexualidad aparece como una herramienta para satisfacer las necesidades, aquí el objetivo principal es la búsqueda de placer y evitar el dolor. Esta búsqueda, aunque tiene como base la sexualidad, no tiene porqué satisfacer siempre las necesidades sexuales pues también se habla de la necesidad de comer, de beber, de afectividad… En este periodo el niño busca la manera de llegar a complementar rápidamente todo lo que le da placer, lo que se conoce como necesidades básicas. Cuanto antes llegue a encontrar el camino para satisfacerlas, antes comenzará a centrarse en la parte psíquica del cuerpo, a organizar su vida en este campo.
Por su parte, el período genital aparece a partir de la adolescencia. El desarrollo de los genitales suma una nueva necesidad en el individuo, antes desconocida para él, la necesidad de la reproducción. Aquí se comienzan a establecer los vínculos sexuales con otros individuos. Freud mantenía que si se superaban estas dos etapas de forma satisfactoria, se llegaba a la edad adulta correctamente y se desarrollaba una vida adulta sana, en caso contrario, el ser humano es capaz de establecer mecanismos de defensa y represiones que pueden llegar a ser muy perjudicial para él mismo.
Con la Teoría Psicoanalítica, Sigmund Freud quería demostrar que la mayor parte de actividades que realiza el ser humano son inconscientes, dejando un pequeño porcentaje para otras que las realizamos conscientemente. La gran mayoría de ellas provienen desde la niñez, que se van desarrollando a lo largo de nuestras vidas. Es por ello, que los conflictos que surgen desde pequeños se deben ir paliando poco a poco y enseñando para que no influyan, a posteriori, en nuestra vida adulta.
Teniendo en cuenta todo ello, para Freud la sexualidad es una parte fundamental en el desarrollo del ser humano y, sobre todo, de la conducta, es por eso que su teoría está muy ligada a lo sexual. La teoría psicoanalítica trata de explicar el por qué los individuos actúan de una manera u otra, dependiendo del contexto en el que se encuentren. Si bien es cierto que, al basarse en el estudio del sujeto en sí mismo, no se considera una teoría científica puramente dicha, sino un modelo más metafórico.

No hay comentarios:

También te puede interesar