Estudio del comportamiento humano Ing. Ronit Levinsky Estudiante de Criminalística CDMX

Estudio del comportamiento humano
Ing. Ronit Levinsky
Estudiante de Criminalística
CDMX



¿Alguna vez te has preguntado si lo que quieres decir es realmente cierto?
¿Acaso te delata tu lenguaje corporal?
Para todo esto existen respuestas científicas basadas en el estudio del comportamiento humano.

 “Tener conciencia del lenguaje corporal y las micro expresiones potencializan la comunicación entre un 60 y 80%”.

Dentro de este tópico, existen tres tipos de personas: en primer instancia, son aquellas que dicen la verdad, por otro lado, las que ocultan la verdad (las cuales no son consideradas como “mentirosas”), y, por último, aquellas que son falsas y viven del engaño.


Los neurólogos no saben con certeza cuál es el circuito que nos suministra información acerca de los cambio en nuestras expresiones, ni tampoco si lo que registran son alteraciones en los músculos o en la piel.
Los psicólogos discrepan en cuanto al grado en que la gente puede percatarse de sus propias expresiones faciales cuando estas aparecen.
Los estudios sugieren que no sentimos aquellas expresiones que ejecutamos muy bien y que la mayor parte del tiempo no prestamos atención a las sensaciones de nuestro rostro o lenguaje corporal.

“Cualquier conducta que sea un indicio útil del engaño puede ser también parte normal del comportamiento de algunas personas”.

Otro detonante para el análisis de una falsedad es la voz.
Los cambios en la voz producidos por una emoción no son fácilmente ocultables, el sonido puede traslucir asimismo mentiras que no se han dicho para ocultar una emoción que estaba en juego.

Las personas presentan variaciones a cuanto a la cantidad y tipo de manipulaciones en que incurren habitualmente. Este problema, derivado de las diferencias entre los individuos (riesgo de Brokaw el cual se refiere a no tener en cuenta las diferencias individuales en la conducta emocional) puede contrarrestarse si el cazador de mentiras tiene algún conocimiento previo del sujeto y puede establecer comparaciones sobre su conducta.


Fuente: Paul Ekman. Cómo detectar mentiras. 2016. Paidós

También te puede interesar