Yang Xinhai, el asesino serial más prolífico de China

Yang Xinhai, el asesino serial más prolífico de China

Yang Xinhai nació el 29 de julio de 1968 en Zhumadian, Condado de Zhengyang, en la provincia china de Henan. Su familia era una de las más pobres del pueblo, y él fue el más joven de entre cuatro hijos.

Desde temprana edad, Yang mostró ser un chico inteligente e introvertido. Tenía lo necesario para terminar sus estudios elementales sin dificultad, pero en 1985, con 17 años de edad, abandonó su institución educativa y su hogar, ya que estaba frustrado, cansado y harto de las penurias que día a día debía afrontar a causa de la pobreza de su familia.
Los asesinatos
Ya libre, Yang tenía los bolsillos vacíos, el rencor a flor de piel, y el nefasto conocimiento de que le sería muy difícil ganarse la vida honradamente. Pese a eso, en esos tiempos logró hacerse con una bicicleta y hasta entabló una relación amorosa con una mujer que acabó siendo su novia, aunque ésta le dejó cuando se enteró de su oscuro pasado criminal: ese era el detonante que se necesitaba, pronto empezarían las matanzas.
En efecto, ese mismo año de 1999 y con la bicicleta que lo acompañó cuando conoció a la chica que lo abandonó, Yang empezaría un itinerario de sangre que sólo se detendría en el 2003, dejando a su paso 67 muertes. 
Su modus operandi era éste: iba de una provincia a otra en su bicicleta, y por la noche entraba al hogar de las víctimas, casi siempre granjeros o agricultores; entonces, ya adentro, empleaba un hacha, un martillo o una pala, golpeaba hasta matar a la víctima o las víctimas, y a veces violaba a las mujeres, acabando después con éstas y con los presentes; finalmente, solía tomar ropa nueva, zapatos grandes y dinero.
Su primera muerte ocurrió en octubre del 2002, Yang asesinó con una pala a un hombre y a su pequeña hijita de seis años. Después violó a la embarazada esposa del difunto, dejándola viva (gracias a lo cual testificaría contra él en el juicio) pero gravemente herida.
El segundo ejemplo representa el más destructivo de sus crímenes, ya que fue la sesión en que más víctimas mató, acabando con cinco personas en una sola noche, todas de la misma familia.
Éste hecho ocurrió el 6 de diciembre del 2002, en Liuzhuang, y las víctimas fueron el granjero Liu Zhanwei de treinta años, su madre, su esposa, y su hija. El único superviviente del hogar fue el padre de Liu Zhangwei, Liu Zhongyuan de 68 años, quien se salvó porque había dormido en una nueva casa aquella fatídica noche. 
“Habíamos planeado movernos a la nueva casa el 9 de diciembre. ¿Quién iba a imaginar que ellos sufrirían aquella tragedia apenas tres días antes?”, dijo Liu Zhongyuan a los reporteros chinos que lo vieron llorar frente a las cámaras. 
También, Liu Zhongyuan dijo que había visto a su nieta muerta aquella mañana (él encontró los cadáveres de mañana), que estaba yaciendo en el suelo, tenía un hoyo en su cabeza, y la habitación estaba repleta de sangre. 
El resto de los cuerpos también tenían las caras ensangrentadas, pero su esposa, víctima también del monstruo, aún vivía, en un penoso estado de agonía en que solo podía abrir y cerrar los párpados: no pudo volver a decir palabra alguna, y murió 10 días después en el hospital.
Yang confesó posteriormente que había usado un martillo de hierro ese día, que después enterró el martillo en una tumba cercana, que arrojó las ropas ensangrentadas a un río, y que, al igual que lo hizo y lo volvería a hacer, consiguió después otro martillo, puesto que nunca usaba el mismo por razones de seguridad.
Arresto, juicio y ejecución
Yang Xinhai fue detenido el 03 de noviembre del 2003, por comportarse de manera sospechosa durante un retén policial en un centro de diversión nocturna en Cangzhou, Hebei. Los agentes le impusieron detención preventiva y, durante el interrogatorio, descubrió que era el monstruo al que se buscaba en varias provincias por diversos asesinatos y violaciones.

Cuando la Prensa se enteró, empezó a hablarse del “Monstruo Asesino”: apareció en las portadas de todos los diarios más importantes de China. Al fin sabían quién estaba detrás de tanta sangre; y es que, antes de su captura, ya los crímenes de Yang habían estado saliendo en los principales diarios de China, y esto generó cierto tanto temor que incluso muchos comerciantes cerraban de noche por miedo al asesino.
Yang había confesado 65 asesinatos y 23 violaciones, además de múltiples ataques: 49 de los asesinatos y 17 de las violaciones habían ocurrido en Henan, por lo cual fue también conocido como “El Monstruo de Henan”; mientras, 8 asesinatos y 3 violaciones se dieron en Hebei; 2 asesinatos y 2 violaciones en Anhui; y 2 asesinatos y una violación en Shandong. En varias escenas de crimen, los forenses encontraron rastros del ADN de Yang Xinhail.
El juicio de Yang se abrió el 1 de febrero del 2004, y tuvo gran atención mediática e impactó profundamente a la opinión pública. En éste, el asesino reveló sus motivaciones, y sufrió el desprecio de la sociedad y de su propia familia, ya que sólo el abogado defensor lo acompañó. Finalmente se lo encontró culpable de 67 asesinatos y 23 violaciones, por lo que la corte de la ciudad de Luohe (Provincia de Henan), en la cual fue juzgado, le impuso pena capital, y el 14 de febrero de ese mismo 2004 murió de un tiro en la nuca, una muerte misericordiosamente rápida, si se tiene en cuenta la agonía que sus víctimas sufrieron cuando él les rompía la carne y los huesos con martillos de hierro.

No hay comentarios:

También te puede interesar