Mi nombres es Karla Paola y esta es mi historia.


Soy Karla Paola y esta es mi historia.


Hace casi cuatro años, cuando llegué a vivir a Cancún, encontré a Fery Ortiz quien ya tenía en aquél entonces su estudio de spinning. Platicando con ella sobre mi interés en yoga, me propuso que me preparara por mi cuenta para compartir un espacio con ella como instructora de yoga, lo cual me sorprendió muchísimo puesto que solo había entrenado meses atrás en la Cd. de México.

En aquel entonces ya me había titulado en la licenciatura del Criminología y Criminalística y solo me encontraba en la espera de mi cédula.

La propuesta de Fery me llenó de entusiasmo y decidí enfocar toda mi atención para prepararme teórica, física y espiritualmente en el camino del Yoga. Cuando me sentí preparada, acudí al estudio Vida de Fery Ortiz y comenzamos. Ella abrió las puertas de su estudio y alentandome con esa oportunidad que decidí aceptar con todo el corazón puesto, seguí preparándome y pronto el Resort Excellence Riviera Cancún me ofreció el puesto de Wellness Instructor para dar clases de yoga, acuayoga, acuaerobics y pilates, me capacitaron en primeros auxilios y para quien trabajé super contenta por dos años. 

En el transcurso de mi trabajo en el resort, viajé a Cd. De México para la convocatoria en la PGJDF como Criminalista. Casi al término de las pruebas y entrevistas, me pregunté cuál era realmente mi camino. Yo me había visualizado durante años siendo parte de los órganos de impartición de justicia, había querido ser un excelente servidor público y ayudar al país de aquella manera. Cuando tuve que tomar la decisión Yoga vs Criminología y Criminalística, me di cuenta que en el proceso (Penitenciaria Df) de querer ayudar y hacer mi trabajo, salía de ahí sintiéndome impotente, estresada y triste de todo lo que se debía enfrentar.
Y así sin planearlo, en el mundo del Yoga y fitness estaba ayudándome y ayudando a otras personas a sentirnos mejor, más felices, más saludables y relajados.
Cinco años de vida académica profesional, tomando certificaciones, especializaciones, diplomados y de pronto aparece una nueva opción de vida, completamente distinta, que representó para mí la LIBERTAD como persona.
Así como para muchos colegas su vida académica profesional ha sido en certificación y preparación fitness, para mí la oportunidad surgió de manera distinta, despegandome de lo académico y entregandome en la completa libertad de aprendizaje, utilizando las ventajas que mi carrera me dejó en conocimientos de Anatomía y cuerpo humano. A lo que día con día continúo preparándome con felicidad y empeño, para ofrecerle lo mejor a quienes ahora me acompañan en Kalobish, este espacio que abrí para enseñar y aprender con toda la gente que llega.
En el transcurso de la apertura de Kalobish he tenido también experiencias enriquecedoras, en un inicio fue un caso imposible conseguir instructores de Pole Dance, alrededor de 300 llamadas y por una u otra razón, o no podían o se comprometían y no llegaban.

Al inicio ingresaron un par de chicas de lindo carácter a quienes por tener conocimientos básicos en pole dance y muchas ganas de aprender como yo, les ofrecí la oportunidad que alguien me dio años atrás, les propuse me ayudaran mientras conseguía los instructores pero por causas ajenas no pudieron aceptar la propuesta y gracias a Dios en medio de toda la desesperación y miedo que implica ser nuevo empresario, me envió la determinación de hacer lo que estuviese en mis manos para sacar adelante a Kalobish. Un entrenamiento intensivo de 4 horas diarias más las demás actividades, para poder ofrecerles un buen nivel y sentirme capaz de sacar el compromiso ya hecho adelante. Ahora somos un gran equipo que sigue en constante capacitación y contamos con clases de Hoop aéreo, Pilates, Pole Dance, Aeroyoga y Danza Aérea. Los caminos son individuales y mi camino fue así. Gracias a todo el equipo Kalobish y que el sol brille para todos los colegas fitness!


No hay comentarios:

También te puede interesar