CLASIFICACIÓN DE LOS TÓXICOS Y TIPOS DE TOXICIDAD.

Wakinaki PL Cádiz (España) 
Entendiendo por tóxico toda aquella sustancia que produce efectos nocivos sobre un organismo vivo, podemos clasificarlos de la siguiente forma:
-        Según su origen. Podremos distinguir entre los tóxicos animales, minerales, sintéticos, semisintéticos (por ejemplo la morfina es un derivado semisintético a través de un proceso químico del látex mientras la heroína requiere de un proceso químico mucho más complejo).
-        Según las propiedades físico químicas. Útil para su aislamiento, podemos distinguir: gaseosos (forma de gas) volátiles (se evapora ante un pequeño cambio de temperatura). Se separan por destilación y difusión; orgánicos, separados de la muestra mediante disolventes orgánicos (no mezclados en agua); minerales (solubles como arsénico o mercurio) o inorgánicos, separados de la muestra por calcinación o ataque de fuertes ácidos.
-        Según su lugar de acción. Podemos distinguir locales (donde se contacta, manos se queman) o sistémicos (tóxico vía oral, alcohol o cianuro por ejemplo).
-        Según su efecto. Podemos hablar de tóxicos asfixiantes, irritantes, los que generan mutaciones en las personas o descendientes (mutagénico).
-  Según su aplicación. Podemos hablar de tóxicos de tipo médico, agrícola (insecticida), industrial, ambiental...
Según todo lo anterior, a su vez podemos encontrarnos con diferentes tipos de toxicidad, entre las que destacaremos las siguientes:
1.      Aguda. Aparece debido a la administración de una única dosis de ese tóxico o de varias durante un período corto de tiempo (minutos u horas...). En el ámbito médico, este término de agudo hace referencia también a la gravedad. No todos los tóxicos producen efectos de aparición inmediata ya que algunos tardan en manifestarse días o semanas. La evolución puede provocar la muerte, la recuperación total o dejar secuelas.
2.      Crónica. Aparece tras administrar un tóxico de forma repetida ya que en ocasiones, aunque no es posible ningún trastorno por su mínima cantidad, la absorción continua en pequeñas dosis conllevan una acumulación del producto en órganos y tejidos que puede llevar a un estado patológico.
3.      Otros tipos. Subaguda, de menor gravedad que la aguda y producida por intoxicaciones de poca duración. Subcrónica, que se produce tras la absorción del tóxico en un número corto de días. Recidivante, cuya repetición de intoxicaciones pueden conducir al individuo a estados de deficiencia biológica que se oponen a la recuperación (ejemplo: borracheras del fin de semana cuya recuperación cada vez es más deficiente).
Bibliografía:

-        APUNTES “MEDICINA LEGAL”, Universidad de Cádiz.

También te puede interesar