Retrato de un Narcisista (TPN): La Herida Narcisista y la Conducta Delictiva

Por Paz Velasco de la Fuente (España)

“Los narcisistas son sujetos lastimados; de hecho, carenciados desde el punto de vista del narcisismo. A menudo la decepción cuyas heridas aún llevan en carne viva no se limitó a uno de sus padres, sino que incluyó a los dos. ¿Qué objeto les queda para amar, sino a ellos mismos?” Green, 1983

¿Quién, en algún momento de su vida, no ha tenido la mala experiencia de encontrarse con una persona que se cree superior a los demás y que además se cree con derecho a tratarnos con desprecio? El narcisista es ese sujeto manipulador elevado a la máxima potencia que entra dentro de lo patológico. Es experto o experta en humillar a sus víctimas buscando destruirlas con una sola finalidad: sentirse poderoso.
El narcisismo es un Trastorno de la Personalidad en el cual el sujeto siente una necesidad enfermiza de admiración, son sujetos arrogantes y muy sensibles ante cualquier tipo de rechazo o desprecio, siendo incapaces de reconocer y respetar los sentimientos ajenos. Para los narcisistas es más importante APARENTAR que SER (Esbec y Echeburúa, 2010). Un verdadero narcisista carece de las cualidades internas necesarias para tener y desarrollar relaciones sanas con el resto de personas como es la empatía, una conciencia moral, una relación de confianza y la capacidad de ser una “autentica persona” con otro ser humano.

RASGOS DEL NARCISISMO

1.- El narcisismo se alimenta fundamentalmente de la constante necesidad de admiración por parte de los demás, de la incapacidad para conectar emocionalmente con otras personas (empatía) junto a una autoestima muy vulnerable a las críticas. Tienen sentimientos de importancia y grandiosidad (imaginarios o en su forma de comportarse en la sociedad) fantasías de éxito, exhibicionismo, y una gran necesidad de explotación interpersonal. Exageran hasta límites extremos sus logros y sus capacidades sintiéndose superiores e importantes.
2.- Se presenta ante los demás como la persona más interesante del mundo (hombre o mujer). En un principio puede “deslumbrar” con la gran confianza que demuestra en sí misma, con su gran inteligencia y con todas las historias que cuenta sobre sus logros y su posición profesional y social. De cara a los demás puede parecer una persona bastante divertida y con cierto magnetismo, siendo así el centro de atención pero esto solo es fachada: se trata de un ardid para satisfacer esa necesidad patológica de admiración que tanto necesita. Si ahondas un poco en sus historias, descubrirás que son exageradas o incluso son falsas, ya que todas ellas solo tienen una finalidad: lograr la admiración de los demás.
3.- Necesitan y esperan una atención especial de los demás, como la mejor mesa en un restaurante o que se les aloje en el mejor hotel o aparcar ante un lugar al que van a acudir aunque esto sea ilegal. Necesitan además estar asociados y vinculados solo con personas especiales y de alto estatus social y profesional.
4.- Son personas con una gran falta de autoestima, de modo que sus vidas están “creadas” para ocultar sus debilidades y así darlas un sentido de poder y éxito. Muchas veces utilizan los insultos como argumentos y los comentarios despectivos sobre el comportamiento y apariencia de los demás con la única intención de seguir sintiéndose superiores y poder así encubrir su gran complejo de inferioridad en muchos aspectos.
5.- Emocionalmente sufren importantes variaciones en su estado de ánimo, mostrando ira y envidia sobre todo cuando se encuentran con otras personas de éxito. Establecen relaciones muy superficiales con los demás, tienen una gran dificultad para enamorarse y frecuentemente tienen problemas con los compañeros de trabajo.
6.- Absolutamente todo gira alrededor de su persona y están tan preocupados por ellos mismos que carecen de sensibilidad y compasión por otras personas. Tienen una conducta arrogante y distante, dominando en las conversaciones y llegando a ser tan impacientes que a menudo aparecen ante los demás como personas agresivas. Se muestran indiferentes ante los derechos de los demás aprovechándose de ellos, mintiendo para crear y mantener sus ilusiones y mostrando una simpatía exagerada con el único fin de alcanzar sus objetivos a cualquier precio.
7.- Solo aprueban a terceros cuando estos giran alrededor de su órbita, cuando estos les refuerzan positivamente a base de halagos, cuando son sus admiradores y ratifican así su auto percepción de su propia valía.

Los aspectos psicopatológicos de este TP a la hora de explicar la posible relación con el hecho delictivo son:

- Soberbia, arrogancia, grandiosidad.
- Explotador y manipulador respecto al resto de individuos.
- Falta de empatía.
- Búsqueda constante de reconocimiento y admiración por parte de los demás.
- Esperan ser reconocidos por la sociedad, aunque ello suponga alejarse de la realidad y crearse un mundo fantástico de éxito y poder que no es real.
- Alta vulnerabilidad a las injurias o desaires. Puede surgir la ira y el enfado.
- Falta de seguridad en sí mismos.
- Actitud defensiva de superioridad.
- El egocentrismo junto con un bajo autocontrol puede dar lugar a conductas antisociales.
- Actitudes rencorosas, resentimiento y venganza hacia los demás.

TRASTORNO NARCISISTA Y  CONDUCTA DELICTIVA

El estudio llevado a cabo por Esbec y Echeburúa (2010) determino que las reacciones violentas de las personas que tienen Trastorno Narcisista de la Personalidad son consecuencia de una herida en su EGO.
Los narcisistas, muestran una gran versatilidad criminal: delitos contra las personas (homicidios y asesinatos) delitos sexuales, estafa (STS 189/2003 de 12 de febrero de 2003), falsedades (SAP Barcelona 30 de abril de 2001) y violencia de género. En todos los casos su motivación final es tratar de mantener un estatus que el sujeto creer tener o bien es una respuesta a una “herida narcisista” (ataque personal a su ego). En el caso de los delitos contra la libertad sexual, su exagerada autoestima, su convicción de ser físicamente muy atractivos, su aparente superioridad y vulnerabilidad a cualquier ataque a su ego, pueden ser factores que están en la base de la herida narcisista que les produce cualquier percepción de rechazo. Los motivos de agresión a su pareja o ex pareja no suelen corresponder a celos o deseos de control sino a la intolerancia a aceptar el rechazo o abandono por parte de sus parejas, no por el miedo a perder el vínculo afectivo (SAP de Madrid 41/2009 de 30 de junio de 2009).
La doctrina jurisprudencial considera plenamente imputables a los individuos con TNP, reconociéndose a lo sumo una merma leve de la capacidad volitiva que daría lugar a la aplicación de atenuantes analógicas. El 75% de los narcisistas delinquen en solitario (González Guerrero, 2007) y esto puede explicarse si entendemos que las conductas delictivas que llevan a cabo son una respuesta a una situación o a un hecho que ellos han percibido como un ataque personal a su ego  o a su estatus.

SUBGRUPOS DE NARCISISTAS:

Esbec y Echeburúa (2010) determinan que ha habido intentos de establecer subgrupos en el Trastorno Narcisista de la Personalidad (TNP):

- Narcisista maligno descrito por Kernberg (1992), muy cercano al psicópata. Sería el caracterizado por el YO grandioso y por la crueldad y que lleva a cabo conductas violentas muy graves.
- Narcisista arrogante. Se caracteriza por fantasías grandiosas y por un desprecio hacia la sociedad. Suele estar implicado en conductas de abuso sexual.
- Narcisista compensador. Aquel que trata de compensar su baja autoestima a través de la búsqueda de un reconocimiento social a través de la violencia y de las conductas delictivas.

ASESINOS  CON RASGOS NARCISISTAS:

- Ted Bundy:  Fue ejecutado en la silla eléctrica el 24 de enero de 1989 por 30 asesinatos probados.
- Anders Behring Breivik: Condenado a 21 años de prisión por la masacre que en el 2011 costó la vida a 77 personas en Noruega.
- Patrick Bateman (ficción). Protagonista de American Pschico obra de Bret Easton Ellis (1991) y llevada al cine en el año 2000 por Mary Harron.
- Augusto Ledesma (ficción). Augusto es un asesino narcisista que siempre deja junto al cuerpo de sus víctimas versos bastante significativos sobre el motivo del asesinato. Amante de la música y de la literatura quiere vengarse por lo que sufrió cuando apenas era un niño, cuando fue dado en adopción. Trilogía Versos, canciones y trocitos de carne de César Pérez Gellida (Valladolid) para Suma de Letras (Memento Mori, Dies Irae y Consummatum est).
- Donald Draper (ficción). Protagonista de la serie Mad men.

BIBLIOGRAFIA:

-        Esbec, E y Echeburúa, E. Violencia y trastornos de la personalidad: Implicaciones clínicas y forenses. Actas esp Psiquiatria 2010; 38 (5) pp. 249-261.
-        Vázquez Barbosa, S. Documento de Investigación sobre seguridad interior. Doc-ISIe nº 07/2012. Abril 2012. http://www.iuisi.es/15_boletines/15_isie/doc_ise_07_2012.pdf
-        González Guerrero, L. Trastornos de la personalidad: influencia sobre la conducta delictiva y repercusiones foresnses en la jurisdicción penal. Madrid 2011. ISBN 978-84-695-1002-5. http://eprints.ucm.es/14431/1/T33360.pdf
-        Braier, E. Las heridas narcisistas en el trauma psíquico temprano. Teoría y Clinica.  http://intercanvis.es/pdf/06/06-03.pdf


También te puede interesar