La Simiulación. Definición y Tipos

Por wakinaki PL Cadiz

El acto de aparentar, producir o intensificar síntomas de una enfermedad mental para conseguir que se considere la propia existencia de ésta con el fin de conseguir algún objetivo. Así podríamos definir la simulación. Lo contrario a la misma es la disimulación, ocultar síntomas para poder obtener de igual forma algún tipo de beneficio. Ambas se caracterizan, por tanto, por su intencionalidad.

Entre los tipos de simulación que podemos encontrar, nombraremos las siguientes:

1.     Total o verdadera cuando una persona normal o “anormal”, de forma consciente y meditada, finge una patología mental.


2.     Sobresimulación. Normalmente exhibida por un enfermo mental  que padece un cuadro clínico diferente del que muestra. La presentan enfermos con conciencia conservada: delirantes celotípicos, desarrollos paranoides, trastornos de personalidad, etc.

3.     Metasimulación o perseveración. Se trata de prolongar o actualizar  aquellos síntomas de un trastorno mental verdadero que se padeció en tiempo reciente o algo anterior a los propios hechos. Suelen presentarla personas que sufrieron o fueron pacientes de enfermedad bipolar.

4.     Hipersimulación. Es una exageración de cierta conducta en determinados momentos, sobre todo cuando son “observados” como reconocimiento médico, en la exploración pericial, en la presentación ante el juez, etc.

5.     Retrosimulación. Se suele denominar así a la reproducción de síntomas de un proceso  que en épocas anteriores padeció realmente el individuo.


6.     Presimulación. Simulación que se realiza de forma premeditada, antes de cometer alguna acción delictiva, de forma llamativa y con los máximos testigos posibles para poder luego “demandar” enfermedad mental.

También te puede interesar