Justicia Restaurativa y el sentimiento de vergüenza

Por Virginia Domingo

Parece claro que la vergüenza juega un papel importante en la psicología humana y las interacciones. Se dice por los investigadores que es un sentimiento o una emoción fundamental. . Sin embargo, lo que desencadena la vergüenza, la forma en que se expresa y cómo se amplifica o se elimina, varía culturalmente. Por eso, hoy me centraré basándome en Howard Zehr, en cómo funciona la vergüenza y qué hacer con ella durante los procesos restaurativos:
Así que la vergüenza se da en todas las sociedades ("Es una pena que pasa"). Sin embargo, los investigadores sugieren que la vergüenza de la sociedad occidental, nos ha llevado a negarla o ignorarla. Como resultado, tenemos que rara vez se habla de vergüenza y si se hace es casi de modo figurado. Así que la vergüenza pasa a la clandestinidad, sin dejar de operar, pero a menudo de manera negativa. (Algunos lo atribuyen nuestro excesivo materialismo y el individualismo .)

La vergüenza puede ser positiva cuando nos motiva a hacer lo correcto - cuando modificamos nuestro comportamiento, para dejar atrás la vergüenza. Pero la vergüenza es esencialmente una amenaza para nuestra autoestima y cuando el estigma vergüenza entra en juego, nos debilita. De hecho la vergüenza juega un papel importante en la mayoría de los infractores, así como en la forma en los que ofenden experimentan la justicia. También creo que a menudo desempeña un papel significativo en el trauma de las víctimas y las formas negativas en que a menudo experimentan la justicia. Donald Nathanson ha identificado una "brújula" de la vergüenza. Cuando nos enfrentamos a la vergüenza, podemos responder de diversas maneras: mediante la modificación de nuestro comportamiento para evitarlo; apartándonos de ella; sintiéndonos enfadados con los demás, a menudo culpándolos; o girando nuestra ira contra nosotros mismos. El primer punto de la brújula - evitación - puede ser positivo si nos lleva a hacer lo correcto, pero hay muchas posibilidades negativas. Por ejemplo, podemos transferir la vergüenza, la búsqueda de chivos expiatorios y culpar a otros

Una respuesta negativa especialmente relevante aquí es la formación de lo que los criminólogos han llamado subculturas delincuentes. Cuando nos enfrentamos a la vergüenza, es posible unirnos a otros que han sido avergonzados, y luego revertir los valores: para este grupo los valores que la sociedad llama malos son de hecho positivo. Esta es la raíz del "código de la calle" . El código es, como el sociólogo Elías Anderson ha escrito, una manera de negociar el respeto en un mundo de valores al revés. En este contexto, por ejemplo, uno puede ganar el respeto por ir a prisión o actuar con violencia. Esta es también una de las raíces de lo que a veces llamamos terrorismo contra los valores occidentales. John Braithwaite trajo el tema de la vergüenza a la arena de la justicia restaurativa con su importante libro, Crimen, La vergüenza y la Reintegración. Sostuvo que hay dos tipos de vergüenza: estigmatizantes y re-integradora. Vergüenza estigmatizante es característico de nuestro enfoque de justicia penal: el uso de "ceremonias de degradación" de la policía y los tribunales, se tiende a etiquetar "delincuentes" malos, al no separar la persona del acto. La vergüenza puede ser una experiencia positiva, Braithwaite sostiene, si se cumplen ciertas condiciones: si denunciamos la injusticia, haciendo que la vergüenza no se convierta en una característica definitoria; y si hay rituales como los procesos restaurativos para poner fin a la vergüenza.
El argumento de Braithwaite es potente, lo que ayuda a explicar por qué los efectos del castigo son tan a menudo contraproducentes. Sobre la base de su trabajo, algunos programas han tratado de crear situaciones que darían lugar a la vergüenza, pero en una forma de re-integradora. La vergüenza de hecho sucede en la vida de aquellos que ha causado un daño y los que han sido dañados (y en todas nuestras vidas). Y los procesos de restauración a menudo dan lugar a la vergüenza, por ejemplo, como uno empieza a darse cuenta del daño que él o ella ha causado. Pero la vergüenza es una emoción demasiado peligrosa para imponer deliberadamente o manipular. Más bien, nuestro énfasis debe estar en ser consciente de la dinámica de la vergüenza en estos procesos y en la búsqueda de maneras de manejar la vergüenza - en formas que la vergüenza se podría suprimir o incluso, a través de la reafirmación y la reparación se puede sustituir por un sentimiento de orgullo o logro. De ahí, que una de las formas en que se puede valorar el trabajo del facilitador restaurativo es cómo maneja el sentimiento de vergüenza durante el proceso para transformarla por otros sentimientos más positivos. Y mientras que la vergüenza es un factor, hay otros sentimientos más significativos como el reconocimiento, la empatía y la disculpa.El resultado final, como tantas veces ha dicho Howard Zehr, es el respeto.


Durante un proceso restaurativo lo que marca la diferencia es el respeto de los afectados por el delito, al proceso restaurativo, que los lleva a respetarse a ellos mismos, tanto al infractor, el cual puede pasar de la vergüenza al sentimiento de que ha hecho lo correcto y la víctima que deja los sentimientos de humillación por los de sentirse respetadas y escuchadas.



También te puede interesar