El caso de la reina del crimen desaparecida

Carla Pérez Portalés (España)

“Cásate con un arqueólogo. Cuanto más vieja te hagas, más encantadora te encontrará”.
Agatha Christie, la reina del crimen.

Agatha Mary Clarissa Miller Christie Mallowan, conocida mundialmente como Agatha Christie, nació en Inglaterra el 15 de septiembre de 1890a lo largo de la costa de Devon, en la ciudad de Torquay.

Agatha Christie tomó su apellido de su primer esposo, el Coronel Archibald “Archie” Christie, aviador de la Royal Flying Corps. Se conocieron, se enamoraron y rápidamente decidieron casarse ya que el Coronel Archibald iba a ser enviado a Francia para combatir a las fuerzas alemanas tras el estallido de la Primera Guerra Mundial. Al mismo tiempo, Agatha se unió a la Voluntary Aid Detachment (VAD) donde trabajó como enfermera atendiendo a los soldados heridos de la guerra en el Hospital de Torquay. El trabajo que desempeñó fue muy gratificante para ella y tuvo notable influencia en la que pronto sería la futura reina del crimen novelesco.

Sin embargo, el único misterio que ha quedado por resolver en la vida de la reina del crimen fue el de su misteriosa desaparición el 3 de diciembre de 1926. Tras el tremendo éxito de su novela “El asesinato de Roger Ackroyd”, puso en jaque a toda la policía de Gran Bretaña. El coche de Agatha, un Morris Cowley, fue encontrado abandonado en una carretera cerca de un lago en Newland’s Corner, en Surrey, sin rastro alguno de su propietaria. ¿Qué había sucedido con la reina del misterio? ¿Por qué despareció sin apenas dejar rastro?

Cantidad de hipótesis trataban de dar explicación a su desaparición: unos decían que podía haber muerto ahogada en un manantial cercano a donde se halló su coche, otros que su marido infiel podía haberla asesinado. Y es que poco antes de su desaparición, el coronel Christie le había sido infiel a Agatha con su secretaria y le pidió el divorcio. Ante tal incertidumbre y con toda Inglaterra en busca y captura de cualquier pista que pudiera discernir el paradero de la aclamada escritora, el ministro del Interior, William Joynson-Hicks, ordenó a la Policía británica que acelerara sus investigaciones a fin de aportar algo de luz al enigmático asunto. Más de mil agentes de policía, 15 000 voluntarios y varios aviones rastrearon e investigaron los alrededores de la zona rural.Incluso el célebre novelista Arthur Conan Doyle, creador de Sherlock Holmes, intentó ayudar en la investigación, sin éxito alguno.

Tras 11 días desaparecida, fue encontrada en el spa del Hotel Hydropathic, en Harrowgate, donde fue reconocida por un empleado y donde había estado alojada bajo el nombre de Teresa Neele, el mismo apellido que el de la secretaria de su marido con la que le era infiel. Inmediatamente después, el coronel Christie acudió al hotel para identificarla y Agatha alegó que sufría de amnesia y que no tenía ni idea de cómo había podido llegar hasta aquel spa.

La teoría más aceptada de su misteriosa desaparición fue la de un ataque raro de amnesia causado por un episodio de estrés denominado como "estado de fuga", a causa de la reciente muerte de su madre y descubrir que su marido le era infiel y quería el divorcio. Sin embargo, otra teoría más propia de la escritora sería la de que quiso avergonzar a su marido y convertirlo en sospechoso de su propio asesinato, desapareciendo unas semanas y sabiendo que no iba a ser encontrada si utilizaba el nombre de la amante. Cómo explicar si hubiera padecido de amnesia que se hubiera registrado en el hotel con el apellido de la amante de su marido infiel. Cualquiera que fuera la verdadera causa de su misteriosa desaparición, Agatha Christie no quiso nunca más volver a hablar de ello y en ninguna entrevista posterior permitió que le preguntaran sobre “aquellos once días”.

Agatha se divorció en 1928 y más tarde se casó con el arqueólogo Sir Max Mallowan, con el que viajó alrededor de Europa y África y donde ambientó gran cantidad de sus mayores obras literarias, “Los diez negritos”, “Asesinato en el Orient Express”, “Maldad bajo el sol”, y muchos otros crímenes literarios que rayan la perfección del misterio. Sin embargo, el gran misterio sin resolver fue, es y lo seguirá siendo, ella, la reina del crimen.

Imagen de diciembre de 1926 en el Daily News, que muestra como Agatha Christie podía ser reconocida.
- Bibliografía:
Casanova, F. (2015) “La extraña desaparición de Agatha Christie”. Historias de nuestra historia. Disponible en: http://hdnh.es/la-extrana-desaparicion-de-agatha-christie/
De Aquino, C. (2014). “La misteriosa desaparición de Agatha Christie”. Siempre Conectado. Disponible en:http://siempreconectado.es/desaparicion-agatha-christie/
EFE (2006). “Explican misteriosa desaparición de Agatha Christie”. El Universal. Disponible en:http://www.eluniversal.com.mx/notas/381409.html
Vargas, J. M. (2008). “La extraña desaparición de Agatha Christie”. Sobre leyendas. Disponible en: http://sobreleyendas.com/…/la-extrana-desaparicion-de-agat…/
Thorpe, V. (2006). “Christie's most famous mystery solved at last”. Londres: The Guardian. Disponible en:http://www.theguardian.com/uk/2006/oct/15/books.booksnews

No hay comentarios:

También te puede interesar