Aprendizaje operante. Teoría de Skinner.

Wakinaki Pl Cádiz (España)

Según este autor, aunque algunas conductas pueden adquirirse mediante recepción de estímulos, la gran mayoría se aprenden por el binomio ensayo/error de la exploración del ambiente.

Un sujeto tiene más probabilidades de repetir las formas de conducta que conllevan consecuencias positivas y, por el contrario, menos probabilidades de repetir las que conllevan consecuencias negativas. El condicionamiento operante es un tipo de aprendizaje asociativo que tiene que ver con el desarrollo de nuevas conductas en función de sus consecuencias, y no con la asociación entre estímulos y conductas como ocurre en el condicionamiento clásico”. (Fuente: Wikipedia)



Este modelo de aprendizaje operante dio lugar al llamado análisis funcional del comportamiento, cuyos puntos principales son:

-       Antecedentes ambientales de la conducta. Los estímulos ambientales pueden favorecer determinadas conductas. (Ejemplo: Cualquier vehículo de la Policía en la carretera, presencia de cualquier Fuerza o Cuerpo de Seguridad).

-       Consecuencias que siguen a la conducta. Encontramos dos posibilidades.

1.      De refuerzo, cuando siguen a la conducta, hacen que aumente la probabilidad futura de esa conducta. (Ejemplo: efectos beneficiosos de la comisión de un delito).
2.      De castigo, consecuencias que si se producen después de la conducta, conseguirán que posiblemente ésta no se repita en un futuro (Ejemplo: detención por la policía).

-       Programas de reforzamiento. Después de toda y cada una de las  conductas humanas no tiene por qué existir una respuesta inmediata. Es evidente la probabilidad de que producida una conducta, se lleve a cabo la otra (Ejemplo: realizar muchos robos para obtener un buen “botín”, castigo incierto).

-       Entre los modos de influir sobre la conducta humana podemos añadir:

1.        Variando los estímulos que la preceden y la incitan, los antecedentes de la conducta.       (Ejemplo: una señal de tráfico).
2.        Variando las consecuencias, de dos posibles formas: añadiendo o atribuyendo a ciertas conductas que deseamos incrementar, unas consecuencias nuevas y más atractivas; o lo contrario, retirando consecuencias gratificantes que siguen a ciertos comportamientos que se pretenden evitar.

-       Valoración del castigo en relación con la reducción o eliminación de una conducta. Una conducta no deseada no siempre se consigue eliminar con la imposición de un castigo. Para que éste sea eficaz deberá cumplir, entre otras características: inmediatez, que sea cierto y que no sea muy prolongado en el tiempo.

Entre sus aplicaciones, como ya hemos mencionado antes, podemos distinguir: aprendizaje por reforzamiento, por evitación, supersticioso, por castigo, olvido…etc.

Bibliografía:

APUNTES “CRIMINOLOGÍA I”, Universidad de Cádiz.

También te puede interesar