La aplicación de las herramientas científicas de comportamiento no verbal en Psicología Criminal

Cristian Salomoni Scordo (España)

Cristian Salomoni Scordo (España)

El comportamiento facial nos puede informar sobre el estado afectivo – emocional de las personas, su actividad cognitiva, los tratos de la personalidad o psicopatología.

En estados de alta intensidad es más difícil ocultar la expresión emocional y podremos apreciar expresiones faciales de todo tipo (voluntarias, involuntarias, macro, micro, sutiles etc.).


El comportamiento no verbal ofrece una base para descubrir cuáles son las partes de un relatos que se necesitan profundizar, donde se debe formular preguntas más específicas en la entrevista y en la investigación psicológica – criminal, estudiando todos los  panoramas que podemos encontrar en el estudio del comportamiento del rostro: la manipulación, la simulación, la neutralización la incongruencia entre emoción esperada y presentada.

El utilizo del FACS y el EMFACS en la práctica profesional o en la investigación científica es primordial. Son unas guía útil que puede encaminarnos hacia una correcta interpretación de los hechos, delatar lo que prueba una persona decodificando las emociones verdaderas y sentidas visibles en su rostro o reconocer los indicios fiables de incongruencia emocional.

El sistema de decodificación FACS analiza las expresiones faciales descomponiéndola en sus unidades fundamentales que son las Unidades de Acción (AU), y en segundo lugar con el EMFACS permite la lectura de las emociones y estados de ánimo de la persona. Este sistema elaborado por Ekman y sus colaboradores observa y clasifica todos los movimientos faciales visibles, hasta los mínimos movimientos del rostro en sus componentes anatómicas y fisiológicas que al final son nuestra expresión facial.  Es un procedimiento donde se analizan más de 40 unidades de acción, 8 posiciones de la cabeza y seis movimientos de los ojos.

Entendiendo por unidad el movimiento de un musculo o grupo de músculos inserto en la parte superior o inferior del rostro y que puede ser horizontal o vertical u oblicuo. Gracias a todo esto podemos describir en manera objetiva y científica cualquiera expresión facial de cualquier emoción.  Para cada unidad de acción el manual FACS explica los cambiamientos observables en el rostro provocados por sus movimientos musculares, indica como efectuar este tipo di movimiento y la dificultad para reproducirlo, y como registrar la intensidad de cada AU.

Un buen analista FACS es el que descompone una expresión que ha observado en todas las AU que han producido ese movimiento, dándole intensidad (desde la A que es la evidencia muy débil de la unidad de acción hasta la E que es el nivel máximo de este movimiento facial), cuánto dura, su punto máximo, si su acción es bilateral, asimétrica o unilateral (señalados con la letra L per la izquierda y R para la derecha).


Las puntuaciones que tenemos con el FACS son únicamente descriptivos, no dan un significado del comportamiento facial. Son como los números primos en la matemática. Para que la decodifica del FACS tenga un significado a nivel psicológico hay que utilizar el EMFACS que menciona solo las AU distintivas para cada emoción básica. Es el EMFACS que nos revelará si la decodificación FACS es representa una emoción u otra. Si la emoción es verdadera o no. Si una persona tiene todas las AU de la tristeza y corresponden al listado del EMFACS, entonces es verdaderamente tristeza, pero si se mezclan con otras AU de otra emoción o faltan estas AU principales de la emoción que buscamos, entonces la persona tal vez esté simulando esta emoción. 

No hay comentarios:

También te puede interesar