Atropellos según Impactos del Peatón sobre suelo y vehículo


Por Juan Luís Segado

En el caso de los atropellos existen ciertos factores en común que posibilitan hacer una clasificación y con ella es posible mejorar el conocimiento que se tiene y de esta forma poder abordar la investigación de otros accidentes de las mismas características con una mayor información sobre la velocidad a la que se ha producido, las lesiones que puede causar, etc.


Una de las clasificaciones que existen en el estudio de los atropellos de peatones es la que hace referencia a los movimientos del cuerpo de la víctima sobre el vehículo y sobre el suelo, una vez producido el atropello. Aproximadamente, el 80% de los casos de colisión frontal considerados pueden ser clasificados dentro de una de las cinco trayectorias básicas:

Trayectoria de envolvimiento (wrap trajectory).

La más común de las categorías, la trayectoria de envolvimiento, generalmente implica un vehículo decelerando. En este escenario, el peatón es proyectado por encima del frontal del vehículo, con su torso superior en contacto con el capó y siendo lanzado hacia el parabrisas o, menos frecuentemente, fuera del vehículo.
La velocidad media de impacto para colisiones que tengan como patrón la trayectoria de envolvimiento es aproximadamente 30 km/h. El contacto entre la cara/cabeza del peatón con el parabrisas no es generalmente observado en velocidades por debajo de 40 km/h.

Proyección hacia delante (forward projection).

La proyección hacia delante es la segunda categoría de trayectoria más común en la que están implicados niños. El término es generalmente utilizado para definir una colisión donde el centro de masas del peatón está por debajo de borde anterior del capó del vehículo al impactar.
En una proyección hacia delante, el torso superior del peatón es acelerado rápidamente en la dirección a la que la fuerza de impacto es aplicada, proyectando el cuerpo delante del vehículo.
El peatón es acelerado a la misma velocidad que tiene el vehículo que lo atropella y posteriormente, cuando el vehículo que lo golpea decelera, cae a la carretera y se mueve hasta la posición final. Las lesiones producidas por el contacto directo con el vehículo y aquellos que se derivan del contacto con la carretera no están, generalmente, en el mismo lado del cuerpo.
La proyección hacia delante se puede también observar cuando el cuerpo del peatón es cortado más que envuelto sobre el capó. El centro de masas del peatón está por encima del borde anterior del capó, pero la energía generada por el impacto fue insuficiente para acelerar las piernas para que perdieran el contacto con la calzada. Las velocidades de impacto detectadas, generalmente, se encuentran por debajo de los 15 km/h cuando ocurre esto.
Esta categoría de atropello usualmente implica que el vehículo no está frenando a fondo durante la secuencia del atropello o cuando la frenada no se produce hasta después del impacto. La intrusión puede ocurrir en este tipo de accidentes incluso a baja velocidad.

Trayectoria de volteo sobre la aleta (fender vault).

La categoría de trayectorias de volteo sobre la aleta se da tanto para vehículo frenados como aquellos que no lo están. El peatón es, generalmente, alcanzado por el vehículo y volteado sobre la aleta. La velocidad perpendicular del peatón o el diseño del vehículo normalmente influyen sobre el cuerpo del peatón para que salga por el lateral del vehículo.
Las velocidades medias en atropellos con volteos sobre la aleta están en torno a los 40 Km/h.

Trayectoria de volteo sobre el techo (roof vault).   
El volteo sobre el techo lo encontramos en aquellas situaciones en las que un peatón con un centro de masas más alto que el borde anterior del capó es lanzado al aire como resultado de la velocidad de impacto y/o el diseño del vehículo que es lo suficientemente alto para que el centro de masas del peatón sobrepase la línea del techo del vehículo.
Esta trayectoria es también común en los casos donde el vehículo está acelerando después del impacto o en aquellos supuestos que se producen a una alta velocidad de impacto donde el vehículo no se detiene hasta la fase post-impacto.
La velocidad aproximada para esta categoría está normalmente sobre 60 km/h.

Salto mortal (somersault).
El Salto Mortal es la menos común de las trayectorias seguidas por un peatón. Su ocurrencia está documentada en un porcentaje menor del 2% de los atropellos a peatones.
Este tipo de trayectorias de los peatones es una extensión de la trayectoria de envolvimiento con la distinción debida a una, generalmente, mayor velocidad de impacto y/o a un impacto con una pequeña parte del cuerpo, donde la energía suministrada al peatón es suficiente para causarle un vuelo en el aire antes de impactar en la calzada.
La velocidad media de impacto documentada para este tipo de atropellos está sobre 60 km/h.

No hay comentarios:

También te puede interesar