Clases de Psicópatas


Por Lucía Bort Lorenzo
  La psicopatía está clasificada como un trastorno de personalidad e incluye un conjunto de rasgos de naturaleza interpersonal, afectiva, conductual (estilo de vida) y antisocial.
Como bien explica Vicente Garrido, en el ámbito interpersonal, los psicópatas se caracterizan por poseer encanto superficial, narcisismo o grandioso sentido de la autoestima, mentir de manera patológica y emplear la manipulación y el engaño.
Respecto a la faceta afectiva, destaca la falta de sentimientos de culpa, la ausencia de empatía y las emociones superficiales, junto con la incapacidad de responsabilizarse de los actos cometidos.
En la faceta de la conducta o estilo de vida, predomina la irresponsabilidad en el cumplimiento de las obligaciones, la búsqueda de excitación, la impulsividad, la falta de metas realistas y un ánimo de vivir a costa de los demás (vida parasitaria).
Finalmente, en la faceta antisocial los psicópatas muestran una notable falta de autocontrol, problemas precoces de conducta, delincuencia juvenil, una amplia versatilidad delictiva y el quebrantamiento frecuente de las condiciones de la libertad vigilada o condicional.

Según Kurt Schneider, los psicópatas son personalidades anormales que, a causa de su anormalidad, sufren ellos o hacen sufrir a la sociedad. En función de ello, estableció diez tipos de psicópatas:

- Psicópata con afán de notoriedad. Es el que cambia de personalidad con facilidad, no se conforma con lo que tiene y quiere aparentar más de lo que es ante sí y ante los demás. Se muestran hábiles para el engaño y con un acusado egocentrismo, además de mostrar una baja tolerancia a la frustración.
- Psicópata explosivo. Es el que actúa de forma impulsiva, sin planificación y sin pensar en lo que hace. Ante estímulos pequeños presenta respuestas exageradas y violentas.
- Psicópata hipertímico. Se trata de una persona ligera, para la que nada tiene importancia. En su comportamiento inconstante, no asume los valores sociales. Se muestran fácilmente irritables, eufóricos e inestables.
- Psicópata abúlico. Tiene una personalidad inestable, y es incapaz de oponer resistencia a personalidades más fuertes que la suya. Carece de impulsos o los tiene muy débiles.
- Psicópata lábil del estado de ánimo. Suele beber grandes cantidades de alcohol para luchar contra sus depresiones. Tiende a huir de su casa y del trabajo.
- Psicópata anético o desalmado. Denominado así por carecer de ética. Sus relaciones personales son escasas y no establece relaciones cálidas y tiernas. Delinque constantemente y no se arrepiente de sus delitos. Desde pequeños son crueles con sus compañeros del colegio y con los animales.
- Psicópata fanático. Tiene ideas sobrevaloradas que trata de imponer a los demás. Se trata de un individuo activo, dinámico y luchador por sus ideas. Si adopta una actitud pasiva, se le denomina psicópata fanático lánguido.
- Psicópata asténico. Es el que sufre por su trastorno. Siempre está cansado, se preocupa en exceso por su salud, y se muestra metódico y obsesivo.
- Psicópata depresivo. Nunca ve lo bueno de la vida, mostrándose triste en su relación con todo lo que le rodea.
- Psicópata obsesivo. No delinque nunca. Es una persona escrupulosa y de gran rigor. Duda de todo y de sí mismo, por lo que tiene que comprobar sus actos una y otra vez. Por ello, es incapaz de decidir con rapidez.

Bibliografía:

GARRIDO GENOVÉS, V. Perfiles Criminales: Un
recorrido por el lado oscuro del ser humano.,
Barcelona: Ariel, 2012.

SCHNEIDER,K. Psychopathic Personalities. Cassell, 1958

No hay comentarios:

También te puede interesar