Utilidad de las manchas de sangre

Por: Adriana Arteaga (Estado de México)
Las huellas producidas por la sangre, con características de apoyo, embarrameinto, estáticas, dinámicas, escurrimientos, salpicaduras, etcétera, son las que con mayor frecuencia se encuentran en delitos contra las personas, y constituyen el indicio más constate en el crimen, y debe observarse lo siguiente:
1. Ofrecen altas posibilidades de identificación de las víctimas, de los autores materiales del hecho, de los objetos e instrumentos utilizados, del lugar donde acaeció el hecho y lugares adicionales o relacionados con el hecho que se investiga.
2. Ofrecen altas posibilidades para la reconstrucción del mecanismo o mecánica del hecho, con las maniobras y dinámicas que se ejercieron para realizarlo.
3. Una vez manchado determinado soporte, la sangre permanece durante un tiempo prolongado y se encuentra con más facilidad en aquellos lugares que le ofrecen mejor superficie para su adherencia. Estas superficies pueden ser la piel del cuerpo humano, ropas o prendas, muros de tabique, cemento o madera, muebles, cortinas, pisos de cemento, mosaico, linóleo, loseta, alfombras, etcétera.
4. Por otro lado, es difícil que permanezcan en superficies poco adherentes, como metales pulidos, cristales, porcelana o superficies pulidas, enceradas o barnizadas.

Fuente: MONTIEL SOSA JUVENTINO, Criminalística 1, Limusa , México 2012.


No hay comentarios:

También te puede interesar