Trastornos mentales y epilepsia

MC Solangel L. Gluyas (Sinaloa México)
La epilepsia es el trastorno neurológico serio más frecuente, el cual afecta a aproximadamente 50 millones de personas en todo el mundo. Suele asociarse con complicaciones graves, que incluyen muerte súbita, lesiones de diversos tipos, problemas psicológicos y trastornos mentales; también se relaciona con problemas sociales y económicos y se la considera un significativo problema de salud pública. Sus altas tasas de incidencia en los países en desarrollo se atribuyen, en gran medida, a enfermedades parasitarias (en especial neurocisticercosis), infecciones intracraneales virales o bacterianas, trauma obstétrico, traumatismo craneoencefálico y enfermedades cerebrovasculares.

La epilepsia era considerada una enfermedad provocada por causas sobrenaturales y, como consecuencia, las personas afectadas era alejadas de la sociedad. El estigma impuesto sobre personas con epilepsia ha afectado a sus familias, la vida social, empleos, perspectivas conyugales y la autoestima. Además, los epilépticos suelen ocultar su condición. 
Por los siguientes motivos la OMS incluye la epilepsia en el capítulo de trastornos mentales en el contexto de la salud pública: históricamente la epilepsia ha sido considerada como enfermedad mental en muchas sociedades; las personas con esta enfermedad sufren discriminación y cuando no reciben tratamiento presentan graves disfunciones; el tratamiento de la epilepsia se realiza con frecuencia en el área de los profesionales de la salud mental debido a la relativa ausencia de servicios neurológicos especializados, en particular en los países en vías de desarrollo. Además, muchos países tienen leyes que impiden a estos individuos asumir ciertas responsabilidades civiles.
Los trastornos mentales asociados con la epilepsia comprometen la calidad de vida, desfavorecen la capacidad de adaptación profesional, reducen la tasa de ocupación y contribuyen a la internación hospitalaria recurrente y al incremento del riesgo de suicidio. A pesar de ser frecuentes e importantes, los trastornos mentales están subdiagnosticados en los pacientes con epilepsia. Además del estigma asociado con la enfermedad, los pacientes que también tienen trastornos mentales asociados se enfrentan con lo que se ha denominado "doble estigma".

Las causas para el subdiagnóstico de los trastornos mentales de los pacientes con epilepsia suelen ser: 1) tendencia a minimizar los síntomas; 2) dificultad para el reconocimiento de síntomas inusuales, atípicos en la población con epilepsia; 3) tendencia por parte de los pacientes a minimizar las quejas por temor a ser discriminados; 4) temor a que los psicofármacos disminuyan el umbral convulsivo, con lo que se genera el problema de resistencia a la prescripción de estos medicamentos.


No hay comentarios:

También te puede interesar