La Entrevista Criminológica. Segunda Parte

Lic. Carlos Alberto Vila Maciel (Aguascalientes, México)
Retomando la primera parte de mi artículo y bajo el mismo orden de ideas, no sólo se debe de enfocar la entrevista al presunto responsable de un hecho delictivo, si no también se debe dirigir a las personas que rodean o que forman parte del ilícito, como lo son los propios denunciantes, los testigos e inclusive la propia víctima.


Es importante identificar el nivel de persona con el que se trata, es decir, cualquiera de las personas entrevistadas pueden adoptar diferentes características o conductas individuales, como los que son tímidos o temerosos, agresivos o violentos, manipuladores, embusteros o mentirosos etc. la valía del elemento a investigar, el cual es el esclarecimiento de los hechos, depende directamente de la habilidad del investigador para aplicar la técnica de la entrevista, es esencial observar, para así evaluar la conducta del entrevistado, puesto que pueden sus declaraciones beneficiar o perjudicar a una persona y esto lo hacen con el pleno conocimiento e intención, como lo decíamos en la publicación anterior, es de suma importancia estar atento al lenguaje corporal del entrevistado, “ya que esto dice más que mil palabras”; existen preguntas claves que todo investigador debe realizar y que a su vez deben quedar cubiertas para poder hablar de una entrevista completa, las cuales son: lugares de importancia, personas de importancia, momentos de importancia y sucesos o hechos de importancia, lo que para el suscrito se traduciría en establecer e identificar las circunstancias de tiempo, lugar y modo que rodean al hecho delictuoso, claro está, la entrevista solo es uno más de los elementos necesarios que ayudan al esclarecimiento de un delito, si logramos lo anterior, estaríamos en el supuesto de valorar nuestra entrevista como exitosa.


También te puede interesar