Investigación Criminal

Por Jesús López Leyva. (Sinaloa, México)
Cada día crece la "cifra negra" de delitos sin esclarecer, lo que demuestra que la delincuencia se ha tornado más violenta, se ha sofisticado, y transnacionalizado. Circunstancia que obliga a los encargados de la investigación y persecución de los delitos a utilizar nuevos métodos de investigación criminal, que al menos controlen la alta comisión de ilícitos, que preocupa a la sociedad contemporánea. Cabe destacar que los modernos investigadores, indiscutiblemente deben de actualizar sus conocimientos, y adquirir nuevas experiencias, intercambiando criterios, y técnicas en el esclarecimiento de la conducta criminal.
Uno de los investigadores más connotados, en el mundo es el alemán Helmut Roetzsche que en varias ocasiones ha visitado México, invitado por el Instituto Nacional de Ciencias Penales, recomienda utilizar modernas técnicas de investigación policial, mediante métodos adecuados. Expresa que la investigación criminal metodológica "es el instrumento técnico, por el cual, el responsable de la misma puede descubrir los hechos necesarios y suficientes para poder perseguir los delitos y a sus autores con eficacia y conforme a la ley. Su ingrediente fundamental es, pues, la información, que ha de responder a un proceso lógico, desagregado en diversas fases: recopilación, ordenación, clasificación, sistematización, discriminación de la información y las conclusiones correspondientes".
En este mismo orden de ideas, debo decir que el responsable directo de la investigación, es el agente del ministerio público y sus auxiliares principales, policía ministerial investigadora y los servicios periciales que en mucho ayudan al esclarecimiento de los hechos por los conocimientos técnicos que aportan en la investigación y persecución de los delitos.
Se afirma que la investigación del ilícito, es como completar un "rompecabezas", el investigador tiene todas las piezas. Simplemente tendrá que identificarlas a través del método para que puedan quedar en el lugar que les corresponda. No debo dejar de mencionar que el investigador, además de ser un profesionista conocedor y experimentado, debe estar especializado en los diferentes métodos y técnicas de la investigación criminal, poseer conocimientos de psicología criminológica, ser perseverante, tener perspicacia "sexto sentido" y "olfato policiaco". Seguir varias líneas de investigación o hipótesis, e ir eliminando o descartando, las inadecuadas, pero nunca a casarse con una idea fija.
Hay que tomar en cuenta que la criminalística es la ciencia del "pequeño detalle", es por eso que el más insignificante indicio observado, puede ser la clave que sirva para el esclarecimiento de los hechos. En cambio, la criminología servirá al investigador, para detectar las diversas manifestaciones psicológicas del criminal, sus características físicas o antropométricas, psicosomáticas "modus operandi".
En este mismo orden de ideas, cabe señalar que se debe conocer el móvil o motivo de la conducta, los factores criminógenos, y la oportunidad que tuvo el delincuente para realizar el delito, y relacionar el móvil con el modus operandi". El investigador debe de llegar pronto a la escena del crimen, para evitar que se desvanezcan los indicios o se altere el lugar de los hechos. Una vez protegido y conservado el lugar, debe observar y fijar los indicios o evidencia física, registrando todo aquello que sea importante, mediante descripción escrita, fotografía planimetría, croquis o moldeado en su caso sin olvidar dar respuestas a las siete preguntas de oro de la investigación criminal: ¿qué? ¿Quién? ¿Cuándo? ¿Dónde? ¿Cómo? ¿Por qué? ¿Con qué?
Es evidente que los índices de criminalidad crecen como " un monstruo de mil cabezas", sin que las autoridades den una explicación adecuada a la problemática, sin embargo considero que más que explicación deben de poner en práctica nuevos métodos y técnicas en la investigación.

Ya que los actuales mecanismos de investigación, algunos ya los considero obsoletos por lo que es necesario invertir recursos en las áreas de la función criminalística y criminológica. Estableciendo laboratorios de criminalística de primer nivel y emplear a criminólogos para que hagan su función, tanto en la escena criminal para los efectos de observar el perfil criminal y coadyuvar en la investigación y en el esclarecimiento de los hechos ya que de cierta manera el criminólogo y el criminalista están capacitados para funcionar como operadores de primer orden en el esclarecimiento del ilícito, por lo que tienen cabida de mucha relevancia en el nuevo sistema de justicia penal.


No hay comentarios:

También te puede interesar