Intoxicación por alcohol y otras drogas

Por Jesús López Leyva (Sinaloa, México)
La comisión de delitos de alto impacto, como el homicidio doloso, la violación, el robo, el asalto, generalmente se cometen bajo la influencia del alcohol y el uso de drogas y enervantes. Cabe destacar que desde tiempos muy remotos el hombre ha ocurrido a sustancias nocivas que alteran el sistema nervioso central, consideradas como drogas enervantes.
El uso y abuso de estupefacientes se ha incrementado en los últimos años creando nuevas generaciones de adictos. La adicción es un hábito de quienes se dejan dominar por el uso de alguna droga, y se caracteriza por el deseo impostergable de administrarse el enervante, consiguiéndolo por cualquier medio. Dicha adicción origina la tendencia de aumentar la dosis, creando dependencia física y psicológica con efectos colaterales de índole social, económica, familiar, etcétera. Las drogas pueden ser naturales o sintéticas.
En la antigüedad los adictos inhalaban gases y hierbas quemadas en ceremonias religiosas para sentirse, según ellos, cerca de los dioses. Las drogas se han utilizado por algunos gobiernos como formas de control social para controlar y someter a las personas.
El alcohol puede ser causa de graves delitos, ya que las Cárceles se encuentran llenas de personas que bajo el influjo de la bebida y el uso de otras drogas, incurren en conductas criminales. El vino puede poner en evidencia tendencias delictivas, y el carácter pendenciero del delincuente violento y dominante, aumenta al tener contacto con estos estupefacientes. El estado de embriaguez es sumamente peligroso para los conductores de vehículos, quienes con frecuencia ocasionan hechos de tránsito con resultados fatales.
El consumo desenfrenado de bebidas alcohólicas origina que el sujeto empiece por volverse excitable e irritable, movido por una sed muy grande; se vuelve inquieto e inconsciente, y es común que sobrevengan accesos equivalentes a psicosis periódicas o la epilepsia. El alcoholizado es presa fácil de acciones violentas, en especial contra los miembros de su familia. Este no vacila en recurrir al robo o a la mentira y a los actos más humillantes; con frecuencia incurre en delitos sexuales, que van desde el exhibicionismo hasta la violación. Los alcohólicos se vuelven apáticos, poco amantes del trabajo y nos les interesa lo que piensen los demás. En ocasiones presentan delirio alcohólico, delirio celoso y “delirium tremens” consistente en disturbios sensoriales, debilidad y atención, dificultad en la fijación de las imágenes, fenómenos de incoherencia y de angustia, desorientado en el tiempo y en el espacio y con fluctuaciones de la conducta.
Otras formas de intoxicación muy comunes en la comisión de delitos es el uso reiterado de drogas. Enervantes como la mariguana, la heroína, cocaína, anfetaminas y últimamente el llamado "cristal" que tanto daño está ocasionando, principalmente a las juventudes, drogas que en poco tiempo ocasionan trastornos irreversibles o la muerte del adicto.
La cocaína es el más poderoso estimulante del sistema nervioso, proveniente de sustancias naturales, y que es un alcaloide que se extrae de las hojas de la planta de coca. La coca es originaria de Perú y de Bolivia, países de altura sobre el nivel del mar que contienen el humus necesario para su germinación, es decir, se da en condiciones muy especiales de altitud, suelo, clima, etc.
En un principio los incas masticaban la hoja de coca para no sentir frío, ni calor, ni hambre, ni sueño, para aguantar las largas jornadas de trabajo. Con el tiempo su uso se fue extendiendo a todo el mundo.
Cabe puntualizar que para elaborar un kilo de cocaína base se requiere procesar 150 kilos de hoja de coca. Es usada como fármaco de abuso, depresor del sistema nervioso. Soporta hasta 7 cortes que se usan como adulterantes como son: la estricnina, anfetaminas, harina, cal, acetona, aspirinas, azúcar glass, talco, lactosa, etc.
La dosis letal es de 1.2 gramos de cocaína base administrada en una sola ocasión, el efecto dura de 45 a 90 minutos. Su uso es por aspiración vía nasal o inyectable, produce efectos como: euforia, excitación, locuacidad, sensación de gran fuerza física y agudeza mental. Afecta el sistema cardiovascular produciendo taquicardia, hipertensión alteraciones del ritmo cardiaco, paro cardiaco, también origina insomnio, y la falta de enervante produce irritabilidad, depresión, cansancio, paranoia y alteraciones de la memoria.

El problema de la producción, uso y abuso de drogas permitidas y prohibidas ocasionan criminalidad. En ese sentido y bajo esa circunstancia, deben implementarse mecanismos de control en el consumo de estas sustancias, que se han convertido en un grave problema de salud pública y están generando comportamientos desviados.


También te puede interesar