Estudio de huellas

Por: Adriana Arteaga (Estado de México)
Se entiende por huella: “Toda figura, señal o vestigio, producido sobre una superficie por contacto suave o violento con una región del cuerpo humano o con un objeto cualquiera, impregnados o no de sustancias colorantes orgánicas o inorgánicas.”
Las huellas indican la forma, contorno y características del agente vulnerante que la produjo, logrando su identificación.
Las huellas se estudian de la siguiente manera:
1. POR SU FORMA DE PRODUCCIÓN: pueden ser huellas por frotamiento, par arrastre, por apoyo, por transferencia, por impresión guiada, por impacto o golpe, por maculacion de alguna sustancia, por quemadura de pólvora, etcétera.
2. POR SU PROCEDENCIA: pueden ser huellas originadas por herramientas, maquinas, aparatos o vehículos en movimiento, armas, tejidos, fibras o ropas, regiones del cuerpo humano, calzado, pies descalzos, las manos, los dedos, las uñas, los dientes, los labios pintados y por otros objeto se instrumentos.
3. POR SU MORFOLOGIA: existe gran variedad de figuras o dibujos producidos por agentes vulnerantes, ya sean positivas o negativas, y cuando se cuenta con impresiones testigo o moldes de ellas pueden realizarse estudios comparativos de sus particularidades, entre las huellas problema y las huellas testigo, en búsqueda de su correspondencia o afinidad cualitativa y cuantitativa de las referidas particularidades.
Las huellas se clasifican en negativas y positivas, y deben de estudiarse en forma minuciosa y comparativa, valiéndose de impresiones, moldes o fotografías, así como de instrumentos o aparatos de aumento para una mejor observación y examen de su morfología y características.

Fuente: MONTIEL SOSA JUVENTINO, Criminalística 1, Limusa , México 2012



También te puede interesar