El operador dactiloscópico. Parte 2: Toma de impresiones a cadáveres

Por Mayra Laura de Rosas Silva. (Ciudad de México)
El trabajo del operador dactiloscópico no concluye con la toma de impresiones dactilares a personas vivas, tal vez la identificación de cadáveres sea la tarea que da mayor satisfacción a un operador ya que en sus manos y habilidad esta el darle identidad a un individuo que por la naturaleza del hecho que causó su muerte está confinado a morir sin ser identificado.
Es entonces cuando el operador dactiloscópico debe recordarse así mismo que no importan los motivos por los cuales un individuo perdió o fue privado de la vida, sino que es su obligación encontrar la identidad con la que fue conocido toda su vida dicho individuo; por que toda persona tiene derecho a ser enterrado con el mismo nombre con que fue bautizado.
La toma de las impresiones dactilares a cadáveres seguirá la misma metodología que la toma de impresiones a personas vivas, sin embargo las condiciones físicas en las que se encuentran algunos cadáveres, nos obligan a tomar medidas diferentes en el manejo de estos:
INDIVIDUOS RECIENTEMENTE MUERTOS:
La toma de las impresiones dactilares en individuos recientemente muertos no presenta ningún problema. Dado que sus manos no presentan aun rastros de rigidez cadavérica, son fáciles de manipular, de tal forma que se puede entintar aisladamente cada dedo, procediendo después a imprimir cada dedo, en la ficha decadactilar.
CADÁVERES EN PLENA RIGIDEZ:
La rigidez cadavérica dificulta la toma de las impresiones dado que los músculos se contraen y es prácticamente imposible manipular las manos. La forma de romper dicha rigidez, es flexionando y estirando cada una de las articulaciones, empezando desde el hombro, codo, muñeca, y cada uno de los dedos, una vez conseguida la relajación de los músculos se pone la mano sobre el dorso del cadáver, se hará fuerza para doblarla como si quisiera que la palma tocara el antebrazo, por su cara anterior y entonces se verá como el cuerpo abre los dedos, ya que se tienen los dedos abiertos se procede a entintar los dedos y tomar las impresiones.
CADÁVERES EN PROCESO DE DESCOMPOSICIÓN:
Cuando el proceso de descomposición sea demasiado avanzado se debe solicitar la autorización a la autoridad competente para desprender el guante dérmico, es decir se desprende la epidermis con un corte por debajo del pliegue de flexión y redondeando la uña para después colocarnos ese guantelete en nuestro propio dedo y así conseguir entintarlo y tomar la impresión del mismo.
Cuando el proceso de descomposición no sea muy avanzado y se presenten pliegues o rugosidades en el pulpejo, se procede a hidratarlo introduciendo una aguja de jeringa hipodérmica, por debajo del pliegue de flexión o por el nacimiento de la uña, la jeringa debe estar cargada previamente con agua o glicerina. De esta manera se introduce el liquido en el pulpejo para intentar que este llegue a su estado normal.
CADÁVERES CALCINADOS:
En este caso es casi imposible manipular al cadáver dado que por la carbonización que presenta, sus miembros son muy frágiles, sin embargo aplicando un reactivo en polvo que haga contraste con la carbonización se pueden obtener dibujos dactilares que si bien es cierto no se pueden imprimir, si se pueden fijar fotográficamente.
METODOLOGÍA PARA LA TOMA DE IMPRESIONES A CADÁVERES.
Lavar las manos del muerto, ya sea con agua y jabón, gasolina, alcohol, éter o cloroformo.
Establecer el estado del cadáver para determinar el manejo que se la va a dar.
Una vez que se determino el manejo que se le va a dar al cadáver se procede a entintar los dedos.
Es recomendable entintar una mano, hacer la impresión de esta, entintar la otra y verificar su impresión.
Como la mano del muerto no tiene movimiento el operador tiene que esforzarse por completar el movimiento de rotación de la impresión con la mano que sujeta la tablita de apoyo.

Hacer las pruebas de impresión que sean necesarias hasta llegar a la de mejor calidad.
Con un poco de cuidado se pueden obtener fichas tan perfectas como si se tomaran a personas vivas, hay que recordar que el operador en este caso no tendrá una segunda oportunidad para mejorar la impresión.


También te puede interesar