El miedo insuperable

Por Fernando A. Qualytel
Cuando se habla de inexigibilidad de otra conducta en derecho penal viene referido a esos momentos en la vida en que no es posible exigir a las personas que actúan conforme a la ley.
El miedo insuperable es ejemplo de una causa de inculpabilidad. Ante determinadas situaciones en las que una persona puede percibir una situación peligrosa que les conduce a actuar fuera de la norma jurídica. La exención por miedo insuperable está encuadrada entre las causas de justificación y entre las de inculpabilidad. Incluso en aquellos supuestos en los que el sujeto ha quedado paralizado por el miedo y no ha realizado acción alguna.

En la inexigibilidad de otra conducta es claro que quien actúa en un estado subjetivo de miedo mantiene sus condiciones de imputabilidad. Su miedo no precisa una perturbación angustiosa, sino un miedo a que ocurra algo peligroso, ante una amenaza real seria e inminente que él está percibiendo. Se exige la presencia de un miedo que ponga al sujeto en situación de miedo invencible y que anule su voluntad. También debe ser un miedo insuperable inspirado por un hecho real, que cause igual o similar estado de terror al que causaría en otros individuos en idénticas circunstancias. La persona que actúa bajo miedo insuperable se halla sometida a la situación derivada de una amenaza de un mal tenido como insuperable. Para aplicar esta eximente se valora si el sujeto pudiera haber actuado de otra manera a la que realizó bajo la presión del miedo. Si este resultó ser insuperable, se le aplica la eximente. Si se observa que a pesar de la amenaza inminente pudiera haber obrado de otra manera, se le apreciará la forma de eximente incompleta.



También te puede interesar