Curiosidades sobre armas: Accidentes con armas cortas.

Por Ma. Elena Pacheco Licea. (Ciudad de México)
Cualquier arma de fuego es susceptible de ocasionar un accidente en el momento del disparo. Aunque quizás, debido a las fatales consecuencias que ocasionan al tirador, los producidos por las armas largas, fusiles, y carabinas, entre otras, son los más conocidos.
Infinidad de accidentes tienen como protagonista las armas cortas, pero debido a la gravedad menor de las lesiones producidas, hacen que en la mayoría de los casos dichos acontecimientos pasen desapercibidos. A manera de ejemplo, las lesiones producidas por las armas largas y en especial las de cerrojo, interesan de forma principal el rostro y manos del tirador; no así en el caso de los revólveres y de las pistolas, que raramente afectan a otro miembro que no sea la mano.
Las razones causantes de estos accidentes varían, encontrándose desde un defecto en su fabricación, un manejo impropio, una obstrucción del cañón o el empleo de munición inadecuada, ocupando ésta última el mayor porcentaje de accidentes.
Otro factor posible es el del reabastecimiento. Al exceder sobre la cantidad de pólvora, fácilmente podría dar lugar a que el arma reviente, mientras que una cantidad por debajo de los límites establecidos no suministraría la suficiente potencia para que el proyectil abandone el cañón, quedando así éste alojado en su interior, lo que daría lugar, en tiradores no muy preparados, a que el segundo disparo ocasione el accidente.

Estos defectos no son exclusivos de las armas de bajo costo o de marcas poco conocidas. Pistolas de renombre, tales como las "Glock” o las "H&K", a manera de ejemplo, son habitualmente protagonistas de éstos sucesos.

También te puede interesar