Teoria Psicológica-Criminal. (2da. Parte)

Lic. Carlos Alberto Vila Maciel (Aguascalientes, México)
Después de cinco meses de prisión y al haberse separado de su hermana, Christine se ve envuelta en una crisis “muy intensa” sufriendo alucinaciones, intenta arrancarse los ojos, de mi forma de ver como auto castigo, se entrega a exhibiciones eróticas y luego aparecen síntomas de melancolía: depresión, rechazo de alimentos, autoacusación, actos expiatorios de carácter repugnante, manifiesta también palabras de una manera delirante. También menciono en una declaración Christine que en otra vida ella había sedo el esposo de su propia hermana.
Establecido lo anterior, podemos apreciar el parecido con el caso de Claudia Mijangos Arzac, ya que ambos casos existe una evidente paranoia ocasionada, perversiones sexuales y hasta cierto punto con antecedentes de incesto familiar, de conformidad a la estructura de familia criminógena de Hilda Marchiori, se aprecian los siguientes elementos: 
• Procesos individuales de desinhibición y fallas en el mecanismo de defensa, lo que provoca una conducta violenta en extremo irracional;
• Disgregación psíquica;
• Las hermanas tenían hasta antes de la comisión del ilícito hábitos y normas sociales adaptadas;
• Dificultades en su vida de relación, lo que quedó en evidencia por la relación sexual y amorosa para con su propia hermana;
• Frustraciones a sus necesidades;
• Acumulación de tensiones como consecuencia de una agresividad reprimida.
Apreciamos una pulsión criminal derivada de crímenes del “Ello”.
En cuanto al tratamiento, queda clara también que debe de ser acorde a las circunstancias, características y personalidad individuales del sujeto infractor, es claro que en la fecha en que se dieron los acontecimientos de las hermanas Papin, era muy rustico y radical puesto que sucedió en 1933, en la actualidad el tratamiento sería en general versaría sobre aspectos, médicos, psiquiátricos, psicológicos, sociales y pedagógicos, en particular sería lo siguiente:
• Métodos de orientación cognitiva-conductual;
• Terapia psicológica individual;
• Afectividad;
• Determinación y prescripción médica en caso de desequilibrio mental (paranoia)
• Sociabilización;
• Reforzar aspectos inhibidores de la conducta antisocial derivados de un diagnóstico y pronóstico elaborado por un grupo multidisciplinario de profesionistas;

• Busca hacer conscientes aspectos inconscientes en cuanto a sus conductas, el daño que ha causado a los demás, a sí mismo, a su familia, a las víctimas, etc.


No hay comentarios:

También te puede interesar