Infidelidad. Parte I: Hacia una definición.

Por Ma. Helena Pacheco Licea. (Ciudad de México)
Podemos definir a la infidelidad como la ruptura de un contrato, acuerdo o pacto implícito o explícito, en el cual uno de los dos miembros en una pareja tiene algún tipo de relación con una tercera persona. Los límites de qué es lo que se considera una infidelidad varían de persona a persona
Hay muchas personas que piensan que si no hubo sexo no hay infidelidad, para ellos los besos carecen de importancia. Otras más extremistas, creen que tan sólo basta pensar en serlo o fantasear con otra persona, para cometer una infidelidad. Y algunas otras personas, por ejemplo, se permiten seducir gente constantemente, llegando a entablar largas charlas y devaneos amorosos, no considerándolo una infidelidad.
El tema fundamental para hablar de infidelidad es la ruptura del contrato que se había establecido. El mismo, que muy pocas veces está explicitado, suele ser tácito en la mayoría de los casos, y en él ambos miembros de la pareja acuerdan frecuentemente mantener un vínculo de exclusividad sexual y afectivo. Al romperse o incumplirse ese contrato, se pone en cuestión la confianza y la palabra empeñada, dañando la relación.
La confianza de las personas es la que más sale perjudicada después de que una infidelidad es descubierta, la persona engañada tendrá dificultades en volver a creer, en confiar nuevamente cuando no se cumplió con lo que tenían pactado o convenido.
Infidelidad, adulterio. Etimología de las palabras.
La palabra “fidelidad” aparece por primera vez registrada en el año 1490. La palabra “infiel” e “infidelidad” aparecieron un poco antes, en 1438. El prefijo “in” es un privativo o negativo, también derivado del latín. El campo semántico de la palabra “fidelidad” incluye principalmente el tema de la confianza, la fe y la palabra empeñada, por lo tanto se alude a la “infidelidad” cuando existe una ruptura, ausencia o falta de confianza o fe.
La palabra “infiel” se utilizó en castellano inicialmente para referirse a las personas que profesaban una fe distinta a la católica apostólica romana; con este calificativo se acusaba y perseguía a los judíos, protestantes y musulmanes en España. Los “infieles” eran los contrarios a la fe hegemónica de la Iglesia Católica, por eso fueron perseguidos incluso hasta la muerte durante varios siglos. Este uso originalmente restrictivo de la palabra, se extendió hasta el uso más amplio que tenemos hoy en día, para referirse a las infidelidades en las relaciones ente las personas, asociándola no solamente a la fe, sino también a la confianza.
La palabra “adulterio” deriva de la palabra latina “adulterare” que significa “alterar”, “falsificar” y “deshonrar”, se consigna su primer uso en el siglo XIII y de ella deriva posteriormente la palabra “adúltero/a”, reservada para quien comete “adulterio”. La palabra latina “adulterium” proviene de dos términos: “ad”, preposición que significa “a” y “alter” que significa “otro”, estas raíces lingüísticas se refieren por lo tanto a una relación con otro, alguien distinto de la unión conyugal.
Por lo tanto se denomina adulterio a “la infidelidad dentro del matrimonio, cuando existe por parte de alguna de las dos personas relaciones sexuales constantes u ocasionales con un tercero, sin hacer referencia al vínculo afectivo, sino exclusivamente al aspecto sexual de la relación”.
Así, la distinción entre “adulterio” e “infidelidad” sólo tiene relevancia para cuestiones legales o para la Iglesia. Ambas establecen una clara diferenciación, ya que en el caso del adulterio existe la ruptura de un contrato explícito que se hizo ante algún representante de la ley civil y bajo las leyes de una sociedad o ante Dios.
Los diferentes tipos de infidelidad.
La infidelidad no es un fenómeno homogéneo, ya que existen diferentes tipos y grados de la misma. Para su análisis, se iniciará a partir del acuerdo de exclusividad, tácito o explícito, que cada pareja hizo en forma particular, proponiendo así dos tipos de clasificaciones: una breve y otra ampliada.
Clasificación breve.
• Infidelidad accidental: Con este término hacen referencia a aquella infidelidad que no es esperada ni buscada.
• Infidelidad pura: Se da en aquellas personas que engañan frecuentemente a su pareja.
• Aventura romántica: Se refiere a las infidelidades ocasionales que se llevan a cabo simplemente como un escape de la realidad y la monotonía.
• Arreglos especiales: Son aquellos acuerdos en donde se permite por ejemplo abrir la pareja o se dan separaciones temporales y en esos momentos existe una infidelidad.
Clasificación ampliada.

En cuanto a relaciones sexuales:
• Infidelidades sin relación sexual: Se refiere a aquellas relaciones en donde existen juegos de seducción, besos, abrazos, declaraciones, entre otros, pero no existe intimidad sexual
• Infidelidades con relación sexual: Se refiere a aquellas en donde existió o existen relaciones sexuales.
En cuanto al grado, tiempo e involucración afectiva de la infidelidad:
• Infidelidad de pensamiento, fantasías de infidelidad o pseudoinfidelidad: Ésta categoría se refiere a las fantasías, ideas o pensamientos que se tienen con un tercero. 
• Devaneos amorosos o juegos de seducción: Son aquellas relaciones que se mantienen entre dos personas en donde simplemente existe una seducción constante, sin llegar a concretar nada, más allá del juego de las insinuaciones y las miradas cómplices.
• Infidelidades platónicas: Se aplica a las relaciones fantaseadas en las cuales ciertas personas piensan constantemente en alguien en particular, ocupando gran parte de su día fantaseando con su amante imaginario, sin que exista una relación de amantes en la realidad.
• Infidelidades de una vez: Son aquellas relaciones que se limitan a un único encuentro. Aquí se incluye al sexo pago, los encuentros de una noche, etc.
• Infidelidades esporádicas: Son aquellas relaciones que se dan en forma ocasional, con frecuencia baja y sin una involucración afectiva importante.
• Infidelidades fijas: Son las relaciones que se mantienen con una misma persona en forma sostenida, pero espaciadas en el tiempo, en general se dan encuentros en donde el principal motivo es sexual.
• Infidelidades plenas o puras: Son aquellas relaciones que se mantienen en forma sostenida en el tiempo y en las que se comparten salidas, afecto, sexo y existe entre los amantes un vínculo relativamente estable.
• Infidelidades compulsivas: Son aquellas en donde la persona constantemente engaña a su pareja, habitualmente no deja pasar una oportunidad de ser infiel. En casos graves pueden tener dificultades en controlar el impulso sexual y pueden caer en situaciones de promiscuidad sexual.
• Doble vida: Son aquellas relaciones en donde la persona involucrada forma dos familias paralelas, existen vínculos afectivos, sólidos y estables con ambas. En algunos casos tienen hijos, en general alguna de las partes está enterada y en casos más excepcionales puede que solo esté al tanto de la situación el infiel.



No hay comentarios:

También te puede interesar