Filias, parafilias…no, simplemente carnaval

Por Wakinaki Pl Cadiz
Nos encontramos en unas fechas muy especiales para miles de pueblos, ciudades y países. En plena mitad de “febrerillo el loco”, hace acto de presencia la fiesta de Don Carnal, con sus innumerables variantes y formas de festejarlo allá por donde se celebra.
Desde el famoso carnaval brasileño, pasando por Santa Cruz de Tenerife y acabando por el mío, el que tengo más cercano: Cádiz. La capital de esta provincia andaluza rememora los días de aquel “juerguista” al que le gustaba mucho comer (sobre todo carne), bailar, cantar y disfrazarse. Con el cartel de “casi todo está permitido”, se sucede el Concurso oficial de Agrupaciones, chirigotas y comparsas cantan por las calles, celebraciones gastronómicas acompañadas de miles de personas y otros muchos atributos que caracterizan y hacen grande a esta fiesta sátira y burlesca.
Elemento estrella: el disfraz, la careta, la máscara. Es el momento de poder disfrazarse durante unos días de prácticamente todo aquello inimaginable durante el resto del año o incluso de tu vida. Las calles se convierten en todo un carrusel y en un extraordinario escaparate en homenaje a “la carne” y los placeres terrenales ya que pronto darán paso al período de recogimiento de la Cuaresma.
Con un breve vistazo a tan grandioso desfile, podremos observar a personas de cierta edad vestidas como adolescentes (Adolescentismo); gente que prefiera disfraces donde predominen los zapatos de tacón alto (Altocalcifilia); otros que prefieren poca ropa e incluso salen con ropa interior del otro sexo (Transvestofilia); los hay a los que simplemente les gusta ver a mujeres vestidas de hombres (Andromimetofilia) y muchos que sienten especial atracción por los zapatos (Retifismo).
Pero no nos equivoquemos, las parafilias o trastornos de la inclinación sexual (antiguamente llamadas "perversiones") suponen la existencia de impulsos, fantasías o prácticas sexuales desacostumbradas o desviadas. El Carnaval es otra cosa.
Habrá momento para su estudio pero hoy sólo me queda deciros una cosa: que ustedes lo disfruten.

Ni filias, ni parafilias, simplemente carnaval. 

También te puede interesar