El uso de los drones en la investigación criminal

Por Federico Baudino
Director del Curso Taller ONLINE Reconstrucción Virtual de Casos Criminales
Los «drone» (zángano en ingles), conocidos como vehículos aéreos no tripulados (VANT), es una tecnología de constante crecimiento en los últimos años. El ejemplo más antiguo fue desarrollado después de la primera guerra mundial, sin embargo, no es hasta finales del siglo XX, cuando operan los VANT mediante radio control con todas las características de autonomía. En el ámbito de la observación de la tierra estos androides tienen múltiples aplicaciones y posibilidades en el mercado civil, tales como, cartografía, agricultura, planificación urbanística, geología, etc. 

Como en otros casos, el avance de la tecnología repercute directamente en las ciencias forenses y por consiguiente en la Criminalística. En efecto, los vehículos aéreos no tripulados son utilizados con gran éxito como complemento de los Sistemas de Identificación Geográfica (G.I.S.) y en la fotogrametría mediante topografía con ortofotos. 
Fotogrametría es un conjunto de técnicas que, mediante una cámara fotográfica, permiten deducir una proyección cónica de la imagen, sus dimensiones y la ubicación de una zona. Si trabajamos con una foto podemos obtener información en primera instancia de la geometría del objeto, es decir, información bidimensional. Si trabajamos con dos fotos, en la zona común a éstas, podremos tener visión estereoscópica; o dicho de otro modo, información tridimensional. Asimismo permite la medición de coordenadas 3D, también llamada captura de movimiento.
El uso de los VANT junto a un software fotogramétrico específico permite la obtención de modelos digitales, objetos 3d, nube de puntos, ortomosaicos y cálculo de superficies y volúmenes de acopios con el gran beneficio de contar con esta información casi de manera instantánea.
Desde una óptica forense, cobra relevancia en el relevamiento de escenas del crimen en sentido amplio, tales como siniestros viales, donde resulta de interés criminalístico y jurídico, la morfología, medidas y distancias de las huellas de frenado, la ubicación de obstáculos en la visibilidad, el modelado 3d de los vehículos detallando los impactos, deformaciones y ubicación precisa en el escenario del suceso.
Tal como sucede en países como EEUU, Alemania, Canadá, entre otros, esperemos que el uso forense de los VANT, se incorporen de manera positiva en el tratamiento y gestión de las escenas del crimen de nuestros países.
Puedes ver el resultado de un relevamiento fotogramétrico con el uso de un VANT en el siguiente video.




También te puede interesar