El Cateo

Por Jesús López Leyva. (Sinaloa México)
Cotidianamente nos enteramos, que las autoridades policíacas realizan un cateo en algún domicilio, durante la investigación de un delito grave sin embargo esta figura procesal reviste singulares características de carácter procesal y de violación a los Derechos Humanos que considero necesario analizar.
El cateo consiste en el acto de “catear, de penetrar a un domicilio” , con o sin el consentimiento de sus ocupantes, con el fin de localizar, personas u objetos e instrumentos relacionados con un comportamiento criminal. En cumplimiento de una orden judicial. Cabe destacar que por disposición de la ley, en toda orden de cateo que solo el juez podrá expedir por escrito, se expresarán obligatoriamente el lugar que ha de inspeccionarse, la persona o personas que haya de aprehenderse, y los objetos que se buscan a lo que únicamente deberá limitarse la diligencia, levantándose al concluirla un acta circunstanciada en presencia de dos testigos, propuesto por el ocupante del domicilio cateado o en su ausencia o negativa por la autoridad que practique la diligencia.
De acuerdo con el jurista Jesús Zamora Pierce, en la constitución federal de la republica, se establece la garantía de inviolabilidad del domicilio, en virtud de que el “domicilio o morada en que la persona habita, es fortaleza o santuario de su libertad individual y sirve de coraza a su personalidad física y psíquica” , en cuanto a que en el domicilio o morada el hombre halla descanso en su trabajo, y reposo en sus fatigas, refugio en sus luchas y paz en sus tormentos, consuelo en sus aflicciones y abrigo en sus desesperanzas, protección para sus secretos y resguardo para sus pertenencias.
Cuando durante las diligencias de averiguación previa o etapa de investigación preeliminar, el fiscal considera necesaria la práctica de un cateo acudirá ante el juez a solicitar por escrito el cateo, expresando su objeto y la necesidad de realizarla el cateo se practicará por el tribunal que lo decrete o por el secretario o actuario del mismo o por los funcionarios o agentes de la policía investigadora. Cabe decir que por disposición de la ley para decretar la practica de un cateo se deberá comprobar con datos que fundamenten que la persona a quien se trata de aprehender se encuentra en el lugar y que ha de efectuarse la diligencia, o que en ese lugar, se encuentran los instrumentos del delito que pueden servir para fincarle responsabilidad al imputado.
La diligencia de cateo deberá practicarse entre las seis y las dieciocho horas, cuando la urgencia del caso lo requiera podrán practicarse a cualquier hora, si el imputado estuviera presente, se le mostraran los objetos recogidos para que los reconozca, y ponga en ello su firma o rubrica. Y si no supiere firmar, su huella digital.
Cuando no se cumplan estos requisitos, la diligencia de cateo, carecerá de todo valor probatorio. Ésta garantía constitucional de inviolabilidad del domicilio, se establece en la constitución al prohibir que el ciudadano sea molestado en su persona, familia, domicilio, papeles o posesiones, si no existe mandamiento por escrito de autoridad competente que funde y motive la causa legal del procedimiento, sin embargo en la actualidad con el pretexto de combatir el narcotráfico y al crimen organizado se expiden ordenes de cateo sin que dicha petición sea fundada y motivada o sin orden de cateo, se “revientan” con violencia, domicilios por parte de la fuerza pública, con simples indicios. Ocasionando una afectación psicológica en sus moradores, principalmente en niños y mujeres. Lesiones a veces de carácter irreversible por la agresividad y la violencia con la que penetran en el domicilio a altas horas de la noche a veces sin tener ningún indicador.
Estas actitudes demuestran que no se cuenta como una fuerza pública, autoridad policíaca, de cualquier fuero que conozca cuales son sus funciones en el nuevo sistema de justicia penal, porque de seguirse dando estos “reventones” en domicilios particulares, en igual de beneficiar, perjudican ya que el juez de oficio decretará la libertad inmediata cuando se demuestre violación a los Derechos Humanos de las personas.
Sin entrar al fondo de si es responsable o no del delito que se le imputa. Es el momento de saber cual es el rol de cada uno de los operadores del nuevo teatro o paradigma procedimental. En donde también se incluyen a los peritos, criminalistas y criminólogos. Que tendrán trabajo en el ámbito público, privado, como consultores técnicos del imputado o de la victima porque en algunos casos serán llamados a emitir una opinión científica en relación a la teoría del caso, con su aportación técnica pericial, científica, que puede ser determinante en el descubrimiento de la verdad de los hechos. Y pueda servir para condenar o para absolver en su caso al presunto responsable.


No hay comentarios:

También te puede interesar