De la (in)seguridad ciudadana... A la (in)seguridad vial


Por José María González González (España)
Antes de empezar a desarrollar el artículo cabe destacar la diferencia que hay entre delincuencia e inseguridad ciudadana (dos conceptos diferentes pero que están relacionados), en la que delincuencia la podemos considerar como un hecho que constituye un factor de inseguridad objetiva y como inseguridad ciudadana, la cual se puede definir como “una sensación”, con un carácter subjetivo que sufre o sufren las personas en ciertos momentos o lugares.
Sabiendo diferenciar los conceptos observamos que la inseguridad ciudadana es una sensación que tenemos sobre un fenómeno delincuencial concreto y en el que, o podemos considerarlo como un problema de la sociedad o lo sentimos más profundamente y lo vemos como una amenaza, agresión o incluso podemos tener miedo de ese hecho en cuestión.
La inseguridad ciudadana, como hemos visto, no se percibe por igual a todas las personas, cada una tiene una visión diferente sobre una misma situación; pero esa inseguridad se produce por las negligencias o temeridades de personas o colectivos.
Una vez explicado que es y en qué consiste la inseguridad ciudadana, vamos a extrapolar estos términos a la seguridad vial.
Revisada la literatura científica al respecto, observamos que hay varias definiciones de qué es la inseguridad vial, pero sólo desde la óptica de la accidentología vial, las cuales son:
Ø Inseguridad vial activa o riesgo activo, que se refiere a las causas de los siniestros.
Ø Inseguridad vial pasiva o riesgo pasivo, que se refiere a las causas de los daños y las victimas.
Pero como vemos estas definiciones no tienen nada que ver con la aplicación del término de inseguridad ciudadana a la seguridad vial. Están enfocados a la criminalística y no a la criminología.
El término inseguridad vial se viene utilizando de manera errónea o poco científico, se usa para decir que la seguridad vial existente es poca o nula, en relación a algún siniestro vial, al mal comportamiento de los conductores, etc.
Lo que se pretende en este artículo es definir y aclarar esta terminología, siempre desde la visión criminológica y especialmente de su disciplina, la criminología vial, y definir y especificar qué es la “inseguridad vial”.
El problema de por qué no se ha definido correctamente puede deberse a que la delincuencia vial o las conductas antisociales en el tráfico rodado causan una menor sensación de inseguridad con respecto a otros delitos, aunque sabemos que estos delitos son más peligrosos y que están más extendidos que otro tipos de delitos.
La INSEGURIDAD VIAL se puede definir “como un fenómeno sociovial, en el que las conductas antisociales y delincuenciales en el tráfico viario, hacen que los usuarios de las vías tengan una percepción o sensación de ausencia de seguridad vial cuando ejercen como usuarios de las mismas, llegando a la existencia de creer que corren peligro u observan un riesgo que les puedan llegar a dañar o agredir, materializándose en un siniestro vial”.
La inseguridad vial al igual que la inseguridad ciudadana está compuesta por la inseguridad vial objetiva y la subjetiva.
Considerándose la inseguridad vial objetiva a la vulnerabilidad que experimenta el usuario de la vía y su nivel de exposición cierta y concreta a sufrir o verse implicado directamente en un siniestro vial.

Y como inseguridad vial subjetiva podríamos definirla como la percepción o miedo difuso que tiene el usuario de la vía a sufrir o verse implicado en un siniestro vial. (Muy común en las personas que sufren amaxofobia)

Artículo publicado en Criminología y Justicia
Fotografia de: Borja María González Ortez

No hay comentarios:

También te puede interesar