Criminalística. Dos máximas en la preservación

Por: Adriana Arteaga (Estado de México)
1. Llegar con rapidez al lugar.
2. No mover ni tocar nada.
Quizás el que no se toque ni se mueva nada, bastaría parta llevar a cabo la preservación, evitando con esto cualquier daño criminalístico de los indicios, pues ninguna persona que tenga relación con la investigación del hecho los va a mover o tocar.
Pensar que solo las personas o los seres humanos pueden causar un daño o peligro criminalístico al material sensible significativo, es equivocado, pues sería suficiente impedir que tocaran y/o movieran algo del lugar para preservarlo, pero también intervienen otros factores: las condiciones geográficas del lugar, las condiciones climatológicas y/o los animales, condiciones de circunstancia del hecho que interesan a la investigación; tanto o de igual forma que las personas participantes.
Estas condiciones y circunstancias también pueden causar algún daño criminalístico al material sensible significativo (indicios), y no se podría decirle a la lluvia, al viento, al sol, a la naturaleza, en general a los elementos naturales, que movieran ni tocaran los inicios ¡claro que no!
Estas circunstancias obligan al servidor público a que se traslade al lugar de los hechos lo antes posible, para tomar las medidas necesarias y evitar algún daño o peligro criminalístico, razón por la cual otra de las máximas es “llegar con rapidez al lugar”

17 principios sobre la preservación, ubijus, ifp.


También te puede interesar