Balistica: El Calibre

Por M. Helena Pacheco Licea (Ciudad de México)
Al hablar de armas de fuego, escuchamos siempre sobre su calibre.
La palabra “calibre” se deriva de una antigüa palabra árabe “qalib”, que significa “molde”, de donde los moldes utilizados para fundir las balas debían tener exactamente el tamaño de la bala. Desde los países árabes llegó el nombre a Italia, pronunciándose “calibro”, para después pasar a Francia, a España y hasta nuestros días como “calibre”.
¿Y qué es, entonces?
Se trata del diámetro interior del ánima del cañón del arma. Ésta medida se obtiene en la boca del cañón, y en el caso de las armas de ánima rayada, ésta medida es el diámetro que presenta el proyectil en su parte de mayor dimensión.
Sin embargo, cuando el calibre viene inscrito en el arma, la designación no necesariamente describe el diámetro con exactitud, por lo que se deberá tener en cuenta:
El calibre real, que es lo que miden exactamente el diámetro del cañón y la bala; y
El calibre nominal, que es la inscripción que tienen las armas y los cartuchos, en éste caso, como práctica de los fabricantes para nombrar a los cañones y dar así una uniformidad para su fabricación, a manos de cualquier otro fabricante de la misma designación del arma.


No hay comentarios:

También te puede interesar