Consecuencias probables de un episodio de violación o abuso sexual: Embarazo y estudio de los niveles de HGC

Equipo coordinado por Diego Alvarez
Independientemente de las consecuencias psíquicas y emocionales que dicho tipo de episodios provocan, todos los cuales deberían quedar a cargo de la acción de Asistencia Social, existen dos tipos de consecuencias físicas que si bien no corresponden directamente a la acción del perito químico, éste no puede ignorar y por ende pasar por alto, debiendo si las circunstancias así lo indican, proceder al asesoramiento, tanto de la víctima como del victimario o sospechoso.
Estas dos consecuencias pueden ser:
Embarazo y/o
Transmisión de enfermedad venérea.
Gonadotrofina Coriónica Humana (HGC)
La HGC es una glicoproteina compuesta por dos subunidades, un alfa-polipéptido, de PM 14.500 y otra un beta-polipéptido de PM 22.500, muy relacionada con otras dos gonadotrofinas, la hormona Folículo estimulante (FSH) y la hormona Luteinizante (LH) y también con la hormona Tirotrofica (TSH), las tres son glicoproteínas producidas por la pituitaria o hipófisis. La subunidad alfa de estas cuatro hormonas es idéntica y consiste en 92 aminoácidos en la misma secuencia diferenciándose por la cadena Beta.
Las propiedades inmunológicas y biológicas de estas cuatro hormonas se diferencian, y se caracterizan por las diferencias en la secuencia de los aminoácidos de la fracción subunidad beta.
Las subunidades separadas, no manifiestan actividad biológica, para que esta aparezca es necesario la conjunción de ambas subunidades. Es evidente que la actividad biológica es dependiente de la configuración terciaria y cuaternaria que aparece en la molécula intacta.
La HGC normalmente existe con niveles bajos, producida basalmente en el SNC. En el caso de producirse la fecundación, aumenta notablemente su concentración en el primer trimestre del embarazo, producida por el cuerpo amarillo y por las células trofoblasticas donde se producirá la anidación, duplicándose su concentración o aun más cada dos o tres días.
Durante un ciclo normal en la mujer no embarazada, el cuerpo lúteo permanece viable durante 14 días hasta que no puede ser mantenido más tiempo por la LH. Si no se produce fecundación y por consiguiente no hay HGC, el cuerpo lúteo se transforma en el cuerpo albicans y pierde la capacidad de producir progesterona, por lo tanto se produce la demolición del endometrio enriquecido y sucede la denominada menstruación.
Si sucede la fecundación, el aumento de la HGC es responsable de mantener el cuerpo lúteo más allá de los 14 días de vida mencionados.
La progesterona producida por el cuerpo lúteo es imprescindible para el mantenimiento del embarazo durante las primeras 7 a 10 semanas de gestación. Luego de ese tiempo el desarrollo de la placenta reemplazará la función del cuerpo lúteo.
En un embarazo normal el nivel de HGC aumenta inmediatamente luego de la implantación y puede ser detectado fácilmente luego de 6 a 8 días de la concepción.
El nivel sube, duplicándose cada 3 a 5 días, alcanzando un pico alrededor de los 80 días que puede llegar a 100.000 mUI/ml de suero. Luego comienza a descender estabilizándose entre 10.000 y 20.000 mUI/ml durante el resto del embarazo.
La cuantificación de esta hormona permite verificar el funcionamiento de la placenta en casos de embarazos complicados y eventualmente amenazas de aborto. Una vez finalizado el embarazo el nivel hormonal demora en llegar a hacerse no detectable alrededor de 2 semanas.
Es por ello que puede utilizarse su detección para establecer una interrupción provocada de un Los niveles en suero aumentan rápidamente en la gestación reciente. El nivel se duplica cada dos días pasando rápidamente de 1200 mUI/ml a 6000 mUI/ml. El nivel pico se verifica en el final del primer trimestre del embarazo.
La actividad de HGC puede determinarse por 5 tipos de métodos: ensayos biológicos, inmunoensayos con aglutinación, radioinmunoensayos, ensayos con radioreceptores y ensayos inmunometricos.
Fuente: Apuntes del Dr. Carlos A. Palacios, de la Cátedra de Quimica Aplicada III de la Facultad de Cs. de la Criminalística (IUPFA)


No hay comentarios:

También te puede interesar