LA DROGODEPENDENCIA. Algunos modelos explicativos


Por Wakinaki PL Cádiz

1. Modelos Biológicos. Dentro de estos modelos podemos encontrarnos con aquellas personas en las que ya existe genéticamente cierta predisposición a lo que se une las dificultades durante el proceso de maduración personal, lo que puede explicar esa dependencia (modelo de enfermedad).

Igualmente podemos encontrarnos con el modelo de la automedicación, que puede darse cuando una persona tiene algún trastorno psicopatológico o neuroquímico, anterior al consumo, y por diferentes circunstancias contacta con una droga que le sirve como bálsamo o “remedio” al padecimiento que sufre. En este caso, utilizará esta droga como autoterapia.

2. Modelos Psicológicos

De vital importancia se nos antoja el modelo de aprendizaje social, ya que es aquí donde los patrones de conducta se tienden a imitar: padres, compañeros, deportistas…etc.

Igualmente el modelo de adaptación nos presenta a una persona que posee un nivel de recursos personales deficientes pero si cuando consume una sustancia siente que adquiere habilidades para el afrontamiento, es muy posible que vuelva a repetir.

Por último, para que una persona vuelva a consumir determinado tipo de droga, va a depender de la interpretación que haga de la propia experiencia vivida. Dicha interpretación estará influenciada por el entorno social y la propia personalidad del individuo (modelo social).

Tipos de drogodependientes en función de la familia (de Luigi Cancrini)

Podemos encontrarnos ante sujetos que un hecho traumático sea incapaz de afrontar el “duelo”, debido a la dinámica familiar, produciéndose una evolución patológica (tipo traumático).

Igualmente, otro tipo lo constituye la neurosis actual, caracterizada por la existencia de un “triángulo perverso”, uno de los padres está muy implicado mientras el otro no participa, se compara el sujeto con otros hermanos no toxicómanos, hay dificultad en la comunicación familiar…etc.

En el tipo transacional la situación familiar se caracteriza por el esfuerzo en no definir las relaciones. Se encuentra frecuentemente un hermano con “éxito” frente a otro fracasado.

Por último, en las familias normalmente de clase baja, en la que los hijos son abandonados a Instituciones Públicas o que se crían en familias con multitud de problemas y viven en zonas marginales, el uso de la droga en los jóvenes sirve como forma de autodestrucción, de no quererse a sí mismos (tipo antisocial o sociopática). 

No hay comentarios:

También te puede interesar