ROBO CON VIOLENCIA O INTIMIDACIÓN

 Por  Fernando Alser Qualytel

Un grupo de individuos irrumpe en la escena con la apariencia de pacíficos ciudadanos. Enmascarados con trajes de caballeros, imponen sus demandas. Su intención es apoderarse de bienes ajenos, empleando la intimidación hacia las personas que les rodean.
Cualquier medio físico y psicológico  servirá para doblegar la voluntad de sus víctimas. El objetivo es desposeer al mayor número de personas posible de su bien más preciado.  La violencia en sus palabras y las amenazas con causar un mal inmediato si no se accede a sus demandas, son su firma.
Tanto la violencia como la intimidación serán efectivas y con la suficiente intensidad para doblegar la voluntad de sus víctimas. Si los delincuentes hacen uso de armas u otros medios igualmente peligrosos, tanto para cometer el delito  como para proteger su huida, supondrá incrementar la pena solicitada una vez capturados y puestos a disposición judicial.
La naturaleza de esta intimidación en los ciudadanos es psíquica. Cualquier tipo de coacción o amenaza de causar un mal racional, genera en las víctimas el temor de sufrir un mal grave e inmediato, y vulnera la libertad de decisión de las víctimas. Es sensato y recomendable no oponer resistencia a las demandas de estos matones, y entregar el bien jurídico protegido material para proteger la integridad física y la propia vida.  Verse apuntado por este tipo de sujetos, con un arma aparentemente municionada, es una papeleta difícil de resolver incluso para la fuerza pública.

No hay comentarios:

También te puede interesar