Adverse Childhood Experiences y maltrato a animales


Por Nuria Querol

Recientemente ha resurgido el interés por las el estudio de las llamadas ACE (Adverse Childhood Experiences) o experiencias adversas en la infancia. El último estudio del CDC sugiere que estas experiencias pueden generar alteraciones en la arquitectura del cerebro y su funcionamiento. Las recientes investigaciones en epigenética sugieren que el estrés tóxico crónico puede afectarlas sinapsis, las vías nerviosas, la plasticidad del cerebro y la capacidad deresponder y adaptarse. Puede incluso activar y desactivar genes generando cambios neurológicos y fisiológicos de toda la vida. 

El riesgo de este tipo de cambios es particularmente agudo en la infancia, cuando el desarrollo del cerebro es más maleable y sujeto a las influencias externas.

Psicólogos infantiles como la Dra Barbara Boat, apuntan a que el maltrato a los animales debería considerarse una ACE ya que:

• Enseña a los niños que ellos y sus animales domésticos son prescindibles;

• Hace que pierdan la confianza en que los adultos pueden protegerlos;

• Ven que el daño físico es un comportamiento aceptable en las relaciones de afecto

• Demuestra una forma de buscar el poder mediante infligir dolor y sufrimiento

• Disminuye la sensibilidad a la violencia y la empatía

• Conduce a conductas destructivas

• Añade a otros factores de estrés tóxicos al menor, lo que puede resultar en cambios cerebrales, estilos de vida poco saludables y un empeoramiento global de la salud.

No hay comentarios:

También te puede interesar