“El que más te quiere, te hará llorar”. VIOLENCIA DE GÉNERO


Por Ana  Quevedo
Periodista. Licenciada en Criminología y profesora de Lengua/Literatura e Historia de las Civilizaciones

Una nueva mujer pasa a la lista negra de la violencia doméstica en España. Gisele tenía 50 años y dos hijos. Murió a cuchilladas. En lo que va de año 42 mujeres han sido asesinadas por sus parejas sentimentales.
¿Por qué se sigue al lado del maltratador? ¿Por qué no se denuncia el maltrato psicológico, antesala de la violencia física? ¿Por qué se sigue justificando algunas acciones del maltratador? ¿Dependencia? ¿Amor? ¿Obsesión? ¿Obcecación? ¿Culpabilización? ¿Miedo? ¿Dependencia?
Lo quiero. Ha sido el hombre de mi vida. Es el padre de mis hijos. No puedo denunciarlo aunque mi vida esté en riesgo. Si lo hago, le destrozo su vida”. Desgraciadamente he escuchado en más de una ocasión esta justificación cuando he entrevistado a mujeres maltratadas. El sentimiento de culpa aterroriza a las mujeres que son maltratadas física y psicológicamente. Siguen sufriendo la violencia de género pero no quieren reconocerlo. No son capaces. Sencilla la respuesta, sufren el Síndrome de la mujer maltratada[1]:
  • Indefensión aprendida: con un perfil de baja autoestima e incapacidad por acabar con la situación de maltrato, la víctima termina asumiendo las agresiones como un castigo merecido.
  • Pérdida del control: la víctima cree ( auténtica convicción) de que la solución a las agresiones le son ajenas. Se vuelve pasiva, incluso a los consejos de terceras personas.
  • Baja respuesta conductual. La víctima termina por asumir las agresiones pero se autoexige y culpabiliza, pero también limita su capacidad de oponerse a la violencia
  • Identificación con el agresor. La víctima cree (autoconvenciada) merecer las agresiones e incluso justifica, ante críticas externas, la conducta de su agresor.
Víctimas que retiran la denuncia; fiscales que no acusan por carencia de pruebas, incluso beneficios legales como la confesión para la rebaja de penas. Demasiados obstáculos para acabar con la lacra de la violencia de género. El Observatorio contra la Violencia Doméstica y de Género del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) acaba de proponer la supresión de la atenuante de confesión en asesinatos machistas, aplicable en la actualidad en todos los casos en los que se reconoce la autoría de los hechos. El Observatorio ha realizado un estudio en el que recuerda que la atenuante de confesión nació con la finalidad de otorgar un tratamiento más favorable a aquél que facilite la investigación del delito y que se aplica en todos los casos en los que el autor o autora reconoce en un momento puntual o de forma permanente haber cometido los hechos, simplificando así la instrucción de la causa”. En este sentido, los expertos recomiendan que “cuando la ejecución del hecho o las circunstancias que lo rodean permitan sin dificultad atribuir la autoría del crimen a una persona, haciendo por tanto inoperante la motivación que justifica la apreciación de la confesión, se estudie la supresión o la reconsideración de esta circunstancia atenuante en delitos con resultado de muerte por violencia de género o violencia doméstica”.
El estudio revela (aún no se han presentado las cifras oficiales) algunos de sus datos[2]:
·         En tres de cada 10 sentencias dictadas en 2011 se apreciaron circunstancias atenuantes de responsabilidad criminal. La más frecuente, la confesión.
·         El 93 % de las sentencias por violencia de género fueron condenatorias. De estas, el 73% por asesinato por lo que queda acreditado que la muerte se ejecutó con alevosía o ensañamiento.
·         En el 41% de las sentencias se constata la existencia de agresiones físicas o verbales previas y sólo en el 23% de los casos se había denunciado los casos. Datos que muestran la importancia de la necesidad de sensibilización no sólo a  las mujeres, sino también a su entorno (familiares y amigos) de denunciar el maltrato.
Otras de las conclusiones del estudio del CGPJ muestran algunos cambios sociales:
·         Incremento en la franja de edad de autores y víctimas, frente a los datos de años anteriores en los que el aumento de crímenes machistas cometidos, tanto el agresor como la víctima eran menores de 30 años: pasa del 28,9 % al 15,8 %. Los datos del estudio reflejan (sentencias dictadas en 2011) que la franja con mayor número de agresores es la que va de los 45 a los 65 años, seguida por la de 31 a 45 y, por último, la de 18 a 30 años. En comparación con las sentencias dictadas en 2010, se observa una importante disminución del porcentaje de autores de entre 18 y 30 años
¿Qué papel juega la Criminología en la violencia de género? Lo primordial para luchar contra la violencia de género es hacer un estudio desde la perspectiva social, las cifras totales no solucionan el problema. Hay que delimitar a qué nos enfrentamos y al cómo debemos enfrentamos. Las estadísticas no ofrecen una visión real del problema. La violencia de género y doméstica es un problema social, psicológico, legal, incluso médico. El papel de la víctima, olvidada en muchas ocasiones, es esencial para poder definir el problema. La violencia hay que estudiarla desde sus diferentes vertientes, no sólo desde la estadística. Mañana, quizá, sea ya demasiado tarde y exista otra mujer que pase a formar parte de la lista negra de la violencia de género. Una de las primeras medidas, la educación y prevención de la violencia, así como la erradicación de pensamientos como “el que más te quiere, te hará llorar”.
Más post publicados sobre violencia de género:
·         Violencia de Género en España (I): http://bit.ly/1ElGZw5
·         Violencia de Género en España (II): http://bit.ly/1BJobTt

·         Niños, víctimas y verdugos de los malos tratos (I): http://bit.ly/1yHSQEg

·         Niños, víctimas y verdugos de los malos tratos (II): http://bit.ly/1utBPK5

·         Tratamiento de víctimas de sucesos violentos: violencia género (I): http://bit.ly/1s4fdAn

·         Tratamiento de víctimas de sucesos violentos: violencia género (II): http://bit.ly/10GeYjp

 






[2] Estudio del CGPJ y que se ha dado a conocer hace unos días: Análisis sobre las sentencias dictadas por Tribunales del Jurado y Audiencias Provinciales en el año 2011 relativas a asesinatos y/o homicidios consumados entre los miembros de la pareja o expareja

No hay comentarios:

También te puede interesar