SUICIDIOS: Tipos y clasificaciones (1ª parte)



Por Wakinaki Pl Cádiz

Para Durkhein (1897), uno de los principales estudiosos del fenómeno, habría tres formas de suicidio desde un punto de vista sociológico:

- el “egoísta”: por defectos de integración social, aislamiento, soledad, conducta centrada en sí mismo, agresividad.

- el “anómico”: que se da cuando las sociedades entran en crisis, cuando se rompe el equilibrio entre el individuo y la sociedad, es el balance existencial negativo.

- el “altruista”: cuando el cuerpo social dicta e indica el suicidio (terroristas y kamikazes por ejemplo)

Desde el punto de vista psiquiátrico habría suicidios cometidos por sujetos normales y suicidios patológicos cometidos por enfermos mentales (fundamentalmente depresivos graves y psicóticos) que constituirían más del 80 % de los suicidios. El 90% de quienes se quitan la vida tienen algún tipo de trastorno mental (LANCET abr 09). En adolescentes hay estudios que demuestran la coexistencia de depresión y trastornos de ansiedad en el 95% de ellos en el momento de intentar suicidarse.

El-suicidio2
La suicidabilidad se puede clasificar en  activa y pasiva. La suicidabilidad activa se referirá a  las conductas directas encaminadas a la autodestrucción: tentativas, automutilaciones,  suicidio consumado. La pasiva incluiría las conductas indirectas: conductas de riesgo, toxicomanías, la falta de autocuidados en enfermos graves, en suma: el desinterés por vivir.
Es claro que no hay “suicidio” sino “suicidios”. Como tampoco se puede establecer una sola causa sino múltiples causas en cada caso. En muchos países se realiza sistemáticamente la autopsia psicológica en cada uno de los casos consumados. Se trata del estudio retrospectivo del autor y sus circunstancias para esclarecer que ocurrió. Se sabe que el 40% de los suicidas acudió al médico en la semana anterior.


No hay comentarios:

También te puede interesar