La imagen del criminólogo



Por Carlota Barrios Vallejo

Cerrad los ojos... Bueno no, porque sino no podréis leer el artículo; mejor prestad atención a lo primero que os venga a la cabeza si os digo que imaginéis un criminólogo.
¿Ya lo tenéis? Bien, ¿os ha costado no imaginar a una persona con bata blanca, revelando huellas o investigando en la escena de un crimen? Bienvenidos al club de la normalidad.

Aún cuando intento explicarle a otras personas que un criminólogo no es un criminalísta, cada vez que intentan imaginarse un criminólogo, no pueden quitarse de la cabeza las manchas de sangre, las huellas dactilares, las pruebas de balística,... y en definitiva, al señor con bata blanca que trabaja en un laboratorio analizando pruebas.

¿Ha eclipsado la imagen del criminalísta de las series de ficción al criminólogo?
Investigando por Internet me he dado cuenta de que la confusión entre ambos profesionales no es sólo característica de España, sino que ocurre en muchos otros países, incluído Estados Unidos, al cual solemos idealizar pensando que allí esta problemática debe estar ya más que resuelta... Nada más lejos de la realidad.
Si introducís los términos 'criminology student' en el buscador de imágenes de Google, veréis que aparece gente jóven revelando huellas, policías en la academia o memes sobre cómo se nos confunde con los del 'CSI', de la misma forma que si buscáis 'criminologist', os aparecerán desde cordones policiales con el famoso 'Crime scene - Do not cross', hasta pistolas, pasando por más gente revelando huellas...

¿Y qué opinan los criminalistas de esta confusión?
Curiosamente, Keith Inman y Norah Rudin, autores del libro “Principle and Practice of Criminalistics”, creen que es la Criminología la que se confunde con la Criminalística debido a la dificil pronunciación de 'criminalistics', hecho por el cual la gente prefiere referirse a la Criminalística con el término 'forensic sciences' o, según ellos, 'criminology'.
Si esto ocurre de verdad en los países anglófonos, parece que los criminólogos vamos a tener mucho trabajo por delante a la hora de solventar estos problemas, que, si bien en un principio son sólo de término, tienen una clara influencia a la hora de darnos a conocer en sociedad.

Por otro lado, la imagen del criminólogo se antoja abstracta y casi difusa, al tratarse todavía de un profesional infrautilizado y al carecer prácticamente de salidas laborales, lo cual hace que nadie haya sido testigo directo de cómo trabaja un criminólogo en la vida real; de no ser así, probablemente nos estaríamos acercando un poco más a la imagen de alguien que sale a la calle a realizar investigaciones de campo, alguien que redacta informes estadísticos basándose en los datos recabados o alguien que trabaja codo con codo con otros profesionales en el ámbito judicial o penitenciario.
Es precisamente esa imagen la que tenemos que fomentar para alejarnos poco a poco del criminólogo con bata blanca.


No hay comentarios:

También te puede interesar