BALÍSTICA. PENETRACIÓN DE LOS PROYECTILES BALÍSTICOS EN EL AGUA.



Por el Lic. Mario Murrieta

Todos lo hemos visto en muchas películas: el héroe de turno se zambulle en el agua y los chicos malos se dedican a dispararle desde la orilla. El héroe bucea rodeado de una lluvia de balas. ¿Peligroso? Ciertamente, pero no tanto como a primera vista parece.

Las armas de fuego han sido diseñadas para dispararse al aire libre y no bajo el agua. En el medio acuático funcionan mal principalmente por tres razones:

a. El agua es mucho más densa y ofrece mayor resistencia al movimiento.

b. Los cañones de las armas de fuego dotan de giro al proyectil y este giro aumenta el rozamiento y facilita el frenado.

c. El diseño de las balas está determinado por el medio aéreo.

Una vez puntualizado esto… ¿a qué profundidad debe bucear nuestro héroe para que las balas no sean letales?

Para conocer este dato se ha de considerar el calibre del proyectil, la densidad del agua y el coeficiente de frenado, pero de manera general se puede decir que una bala común disparada con un arma ligera (un 9 mm por ejemplo) deja de ser letal a una profundidad entre 2,5 y 3 metros.

Esto teniendo en cuenta que la bala penetrara en el agua según una trayectoria perpendicular a la superficie. Pero cuando los malos disparan desde un muelle o un embarcadero, la trayectoria no es perpendicular, sino que forma un ángulo de unos 20º, o puede que 30º.

Es decir, que entrando en diagonal y para llegar a la misma profundidad, el camino a recorrer por el proyectil es mucho mayor. Un cálculo trigonométrico concluye que zambulléndose a un metro de profundidad, las balas dejan de amenazar la vida de nuestro héroe.

No hay comentarios:

También te puede interesar