La Justicia Restaurativa se centra en los afectados por el delito y como ayudarlos a reconectar con la comunidad


Por Virginia Domingo

La Justicia Restaurativa y la reinserción es un objetivo estratégico”, decía el otro día el director de justicia del Gobierno Vasco, sobre el Servicio de Gestión de Penas.

Tras esta noticia, me encuentro un poco desconcertada, parece que en estos momentos la Justicia Restaurativa es la palabra comodín, para hablar de justicia. Muchos deben considerar que queda bonito,  hablar de esta Justicia aún sin especificar qué es o en qué consiste según ellos.

En lugar de clarificar cual es la estrategia restaurativa de ese gobierno, el señor de la noticia solo habla de justicia restaurativa, dejando a la imaginación del lector (con el peligro que esto conlleva) el concretar que puede significar o implicar esta justicia.

Me pongo en el lugar de un ciudadano normal, de una ciudad cualquiera que lea la noticia y entiendo que muchos se sientan “perdidos” con estas noticias y su referencia insustancial a la Justicia Restaurativa. Tal y como se desprende de la noticia enfocada en el ámbito penitenciario, para muchas personas esta justicia puede estar concebida para el infractor. En este caso, y de esta forma, corremos  el riesgo de que los ciudadanos vuelvan a pensar que esta Justicia Restaurativa surge para ser “blandos” con los infractores, lo que sin duda, perjudicaría la aceptación de esta justicia, que ya es una realidad en el Estatuto de las Víctimas de delitos.

Con lo fácil que sería explicar que entienden por Justicia Restaurativa, y sin embargo, dejan caer la palabra en un intento de parecer informado pero produciendo desinformación en la población.

Y entonces ¿qué es la justicia restaurativa?

Un único concepto puede resultar complicado, ya que cada pueblo y cada cultura la ha expresado de una manera diferente. Sin embargo,  siempre podemos hablar de unos principios, valores y pilares sobre los que basar la labor restaurativa y que nos indicaran, en qué medida estamos siendo totalmente o solo parcialmente restaurativos.

En primer lugar, habría que matizar que esta Justicia surgió por las víctimas y como una forma de superar el olvido que el sistema penal tradicional ha hecho de forma sistemática de las protagonistas, de la parte esencial en el delito: la que sufre el daño. Nadie mejor que las víctimas para saber qué necesitan y como desean ser reparadas.  Aunque esta tradicional discusión de si la Justicia Restaurativa se centra en las víctimas o en los infractores se puede quedar aparcada si nos centramos en los pilares esenciales: daño y necesidades, obligaciones y participación.


Leer más: 

No hay comentarios:

También te puede interesar