Grupo Terrorista Al-Shabab



Por David Garriga Guitart
Licenciado en Psicología y Criminología.  Especialista en Mundo árabe e Islámico y Analista de terrorismo Yihadista.

                  




Nombre oficial: Harakat al-Shabaab al-Mujahideen[1]
Nombre conocido: al-Shabab[2]
  Líder espiritual: Dahir Ayews[3]  
Actual Líder supremo: Ahmed Abdi Godane, alias Abu Zubeir[4]
Idioma del grupo: somalí y árabe
País: Somalia 
Capital: Mogadiscio
Tipo gobierno: Republica Parlamentaria federal
            Presidente país: Hassan Sheikh Mohamud (desde el 10 septiembre 2012)

Introducción
Somalia es uno de los primeros países que fueron ocupados por la expansión de los musulmanes e incorporaron en él sus creencias sobre el islam. El país se islamizó creando un sultanato en el norte del cuerno de África, sobretodo por la influencia de los chiís llegados desde Irán. Aunque la influencia del los musulmanes impactó en las costumbres y las leyes, los habitantes de Somalia mantuvieron sus lenguas ancestrales en lugar de adoptar el árabe del islam.
En el siglo XIX y XX países como Inglaterra, Italia y Francia establecieron sedes en Somalia creando en julio de 1960 el Protectorado de la Somalilandia Británica y la Somalia Italiana. La parte francesa no obtendría su independencia hasta un poco más adelante convirtiéndose en la actual Yibuti. En el año 1964 el país rompe relaciones con Inglaterra y dispuso sus fronteras con Kenia y Etiopía.
Después de varias guerras con su enemigo principal, Etiopia, y diferentes disputas entre clanes y etnias en el país, se crean tres movimientos:
-          Movimiento Patriótico Somalí (MPS) en el Sur
-          Movimiento Nacional Somalí (MNS) en el Norte
-          Congreso Unido Somalí (CUS) en la capital
No es hasta abril del 2000 que se crea, con el objetivo de reconciliación y unión del país el llamado Gobierno Nacional de Transición de Somalia en Yitubi, aprobando una Ley Nacional para todo el país que actuaría como Constitución.
En el 2004 se formaliza un Parlamento interino de Somalia en Kenia, el llamado Gobierno Federal de Transición (GFT) de Somalia presidido por Abdullahi Yusuf Ahmed. No es hasta el 2012 que diversos partidos políticos se reunieron para dotar al país de una Constitución y así acabar con el Gobiernos de transición del 2004 con el objetivo de unificar y poner fin a los conflictos del país. 
Actualmente, la población, unos 9 millones de habitantes, pasa por una crisis alimentaria importante debido a la sequía del país, afectando a sus vecinos Kenia y Etiopia, falta de trabajo y educación para los jóvenes.
Historia al-shabab
Desde su nacimiento en el año 2006, las milicias islamistas de Al-Shabab inspiradas en Al-Qaeda, encontraron en Somalia el lugar perfecto para hacerse fuertes al amparo de un Estado completamente fallido. El grupo terrorista tiene su origen en una parte de gente con una línea dura de actuación de la Unión de Tribunales Islámicos que tomaron el control de Mogadiscio (la capital) y gran parte del sur de Somalia en los años 2006 y 2007. No es hasta principios del 2012 que al-Shabab jura su alianza con el grupo terrorista Al Qaeda.
Actualmente el grupo terrorista ha conseguido reagrupar más de 7000 seguidores que propugnan emprender el Yihad contra los infieles que no avalan un Gobierno talibán al estilo Afgano.

Objetivos del Grupo
-          Deslegitimación del gobierno, dirigido según el grupo terrorista por infieles.
-          Creación de un nuevo Estado bajo los principios de la Sharia.

Enemigos
Aliados
-          Gobierno Federal de Transición.
-          Gobiernos de EEUU
-          Kenia
-          Etiopia
-          AMISOM[5]
-          Puntlandia
-          Hizbul Islam
-          Al-Qaeda
-          Muyahidines de otros países

Importancia de Kismayo en la evolución de al-shabab
Kismayo, ciudad portuaria en la región de Jubbada Hoose a unos quinientos km al sudoeste de la capital, fue desde el año 2008 la principal  fuente de ingresos para al-shabab. Bajo el control del grupo terrorista aportaba beneficios económicos al grupo a través de los impuestos que ejercían en el puerto y por la exportación de carbón vegetal.
El año pasado, las fuerzas de defensa kenianas (KDF) viendo que Kismayo era un importante bastión para el grupo terrorista realizaron una operación para recuperar el control sobre la ciudad portuaria. La llamada Operación Sledge Hammer. La operación fue un éxito y las fuerzas de al-shabab fueron reducidas. Una vez en poder de las KDF, éstas facilitaron la formación de un consejo “provisional” para la administración de la ciudad representado por comandantes de las fuerzas somalíes liberadoras (presidido por el Jeque Ahmed Madobe y representantes de la población liberada.
El problema aparece con el nuevo presidente de Somalia. En Agosto del año pasado se estable por fin el gobierno Federal de Somalia que sustituirá al provisional que había hasta ahora. Este nuevo gobierno estará dirigido por Hassan Sheikh Mohamud. Hassan está tomando posturas contrarias hacia la KDF, AMISOM y la ONU y solicita su retirada de la ciudad de Kismayo. Para Kismayo, las KDF son fuerzas “liberadoras” mientras que para el nuevo gobierno no dejan de ser fuerzas de ocupación.
Estas reticencias han favorecido que empiece a desarrollarse una anarquía en dicha ciudad, desde asambleas locales proclamando presidentes para la ciudad y desautorizándolos al momento por el Gobierno Central hasta enfrentamientos entre los diferentes grupos (los warlords somalíes, KDF, IGAD….)

Opinión personal
Aunque el grupo terrorista al-shabab vaya realizando ataques terroristas a diferentes espacios mediáticos (ONU, Centros comerciales…) sus ganas de dar a conocerse de cara a Al-Qaeda de su capacidad terrorista hace que sus actos, sobretodo los más grandes lleguen perfectamente a los mass media. Aprovechando,  como se ha demostrado, que muchos de los atentados ocurridos en el país somalí se los han reivindicado sin ser suyos solo por el mero hecho de que se les vea importantes. Todo y así, hasta el día de hoy, la organización está bastante debilitada. Primero debido a su fragmentación interna de sus lideres como resultado, en parte, de los esfuerzos de la ONU, la Unión Africana y las fuerzas somalíes. Hace poco uno de sus principales líderes fue arrestado, cosa que indica que el grupo se está dividiendo, debilitando y que actúa bajo presión. Al-Shabab trata por ejemplo de ocultar su debilidad con actos como su “Ramadán Offensive” en donde ellos apuestan por definir el mes de Ramadán como un tiempo de “Jihad y sacrificio” y lo interpretan como un mes para atentar al máximo (según ellos en este año, a mitad del mes de Ramadán han realizado 108 acciones militares pero lo cierto es que no han sido ni la mitad).Por otra, la falta de recursos económicos. Desde que el grupo terrorista fue retirado de la ciudad portuaria de Kismayo sus ingresos se han reducido considerablemente reflejándose en sus actos terroristas, más pero menos efectivos. A excepción de este último, cosa que nos indica que ha ocurrido un cambio en la financiación o ha habido ayudas extranjeras de otros grupos afines.
Después de analizar lo anterior  podemos decir que el grupo terrorista Al-Shabab estaba debilitado, con pocos recursos económicos y aunque han aumentado sus focos de acción la mayoría de ellos eran más propagandísticos que eficaces. Todo y así, el ataque reciente al centro comercial de Nairobi es de una capacidad más sofisticada y con más recursos (posiblemente a través de Al-Qaeda), mostrando que sigue siendo un grupo terrorista activo y con una dirección actual mucho más dura que la anterior. Actualmente una amenaza importante para Somalia y Kenia que se han convertido en el objetivo de las milicias islamistas de Al-Shabab desde que en el 2011, el Gobierno de Nairobi varió su estrategia e invadió militarmente el país vecino para garantizar la seguridad del país.
A mi entender, los esfuerzos para debilitar al grupo terrorista desde el país somalí han funcionado, pero al-shabab tiene que haber extendido su influencia más allá de las fronteras somalíes colaborando en una trama terrorista con milicias de otros países como Kenia y grupos terroristas como Al-Qaeda. Si realmente existe tal colaboración no seria de extrañar ver otros atentados próximamente. La solución, debido a que muchos de sus integrantes son jóvenes somalíes, no es solamente una solución de presión militar sino que tendría que estar complementada por un estado de derecho fuerte, apoyos sociales para jóvenes como trabajo y educación.




[1] Traducción: Movimiento de Jóvenes  Muyahidines
[2] Traducción: Los jóvenes.
[3] Líder espiritual de al-shabab. Considerado terrorista por la ONU desde noviembre 2001 por su presunta relación con al-Qaeda. Actualmente en custodia bajo las autoridades de Mogadiscio.
[4] Actualmente es el más destacado insurgente en Somalia. Recibió entrenamiento y combatió en Afganistan. Designado por los EEUU como terrorista.
[5] AMISOM: Misión de la Unión Africana en somalia

No hay comentarios:

También te puede interesar