Crisis económica y suicidios ¿relación?

Ana Quevedo
Periodista. Licenciada en Criminología y profesora de Lengua/Literatura e Historia de las Civilizaciones
Solo asistí a una práctica de Medicina Forense durante mis estudios de Criminología. Durante el trayecto al Anatómico (un sábado a las 8 de la mañana) rogaba que las autopsias no tuviesen relación con dos casos: víctimas de accidentes de tráfico y suicidios. Pues bien, me tocaron esos dos. Un joven que tan solo unas horas antes había fallecido en la carretera y una mujer que se había quitado la vida. Dos muertes crueles, demasiado. La primera porque un chaval, de apenas 20 años, no podía estar encima de la mesa de autopsias de mi profesor. No. Era demasiado joven para que la vida se la hubiese arrebatado la carretera en solo unos segundos. Y aquélla mujer tampoco debía estar en la mesa de autopsias ¿Cómo puede sentirse una persona para mandarlo todo al ‘carajo’?
No es la primera vez que escribo de este tema. Desgraciadamente, ya son muchas las ocasiones en las que mis post, desde 2013, tratan sobre crisis económica y su posible relación con los suicidios. Este fin de semana, dos expertos en salud mental afirmaban lo que hasta ahora escribía: existe una relación directa con la crisis y los suicidios. El suicidio se ha convertido en la primera causa de muerte no natural en España.
Solo el que se levanta cada mañana y no sabe cual es su rumbo; el que manda decenas y decenas de CV sin respuesta; el que toca puertas y ninguna de ellas se le abre; el que no tiene para pagar la luz, ni el agua, ni su hipoteca y un día viene y le dicen “fuera”; el que ve como no tiene ni un mísero euro para alimentar a sus hijos; el que no sabe ya no cuál será su futuro, sino su presente… Él o ella, sólo ellos saben lo que es sufrir hasta el extremo de acabar con todo. Incluida su vida. Como dijo una vez un amigo: “hasta que la desgracia no toca tu puerta, desde fuera todo es fácil y sencillo. Pero cuando entra, entonces es cuando comprendes al que tenías al lado y no le ayudaste. Ni tan siquiera lo comprendiste”.
Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), España ocupa el puesto 58 entre 101 países estudiados en tasas de suicidios. Dos expertos en Salud Mental y profesores de la Universidad de Barcelona, los doctores Antoni Talarn, psicólogo clínico y Joseba Achotegui lo afirmaban así de rotundo en una entrevista concedida al periódico Público: “las crisis favorecen todas las desgracias”. Para Achotegi "Lo más importante (en relación a los suicidios) es el grado de vulnerabilidad de individuo; las limitaciones que el propio sujeto lleva en sí, de muy diverso origen: desde la herencia genética hasta sus problemas de socialización, pasando por las malas experiencias de la infancia y, por supuesto, las adversidades socioeconómicas. En individuos con alta vulnerabilidad, el desempleo puede ser uno de los factores que incrementan el riesgo de suicidio[1]
Ahí fuera, en el mundo real, el que no queremos ver, incluso en el que nos ponemos una careta o giramos la cabeza cuando vemos a alguien con la mano tendida pidiendo una limosna. En ese en el que limpiamos nuestras calles de ‘sin techo’ (mendigos) porque ofrecen a los turistas “mala imagen”. Es ese mundo, nuestro mundo, dónde hay mucha, demasiado, gente que sufre en silencio. Quizá, como me explicaba hace unos meses una voluntaria de un banco de alimentos uno de los mayores problemas es la vergüenza que sienten personas que pertenecían a la clase media y que ahora, en cuestión de meses, se han quedado sin nada. Sin nada. Ese vacío económico y esa vergüenza convertida en desesperación quizá sea una de las principales consecuencias del por qué el ser humano decide acabar con su vida
Varios estudios sociológicos que se están desarrollando en la actualidad ya lo pronostican: dentro de una década, la tasa de pobreza va a rondar cifras escalofriantes. Intermón Oxfam alertó hace ya unos meses que si la tendencia actual continúa igual (en la actualidad, uno de cada cinco españoles vive ya por debajo del umbral de la pobreza)  en España habrá más de 20 millones de pobres en 2025 de que si se continúa. Casi la mitad de la población actual.
Post publicados en Criminología y Criminalística sobre Crisis económica y suicidios (links para su lectura). Les invito a su lectura para un tratamiento más criminológico del tema.

·         Crisis: ¿delinquir para subsistir? (28 de mayo 2014) http://bit.ly/1k0YtES

·         LAS CONSECUENCIAS DE LA CRISIS: depresión, suicidios, consumo de alcohol-drogas y ¿violencia? (I) (5 de marzo 2014): http://bit.ly/1hOEFSK

·         LAS CONSECUENCIAS DE LA CRISIS: depresión, suicidios, consumo de alcohol-drogas y ¿violencia? (II) (5 de marzo 2014): http://bit.ly/1n1IV5r

·         DEPRESIÓN: LA ENFERMEDAD DEL S.XXI (I) (17 de diciembre de 2013): http://bit.ly/1zV5TAk

·         DEPRESIÓN: LA ENFERMEDAD DEL S.XXI (I) (17 de diciembre de 2013): http://bit.ly/1zV5TAk

·         ESTADOS DE ÁNIMO EN TIEMPOS DE CRISIS (II) (29 de diciembre de 2013): http://bit.ly/1mugW9w




[1] Extracto de la entrevista a Talarn y Achotegui en el periódico Público.

No hay comentarios:

También te puede interesar