¿Cómo escriben los espías?

A.Quevedo
Periodista. Licenciada en Criminología y profesora de Lengua/Literatura e Historia de las Civilizaciones

Si para los periodistas los libros de estilo son intrínsecos, para la CIA[1] también. Los libros de estilo periodísticos son un compromiso y respeto hacia los lectores/telespectadores/oyentes, además de recoger los principios de la profesión. No sólo los periodistas se rigen por libros de estilo o por Códigos Deontológicos y Éticos, la mayoría de profesiones tienen los suyos, incluso los espías. Y es que saber transmitir el mensaje, sea cuál sea la profesión (o el idioma) es esencial. Así lo recoge la Agencia Central de Inteligencia (CIA): “Un buen servicio de espionaje depende en gran medida de una escritura clara y concisa. Ni la información que reúne la CIA ni los análisis que resultan de ella servirán de nada si no está expresada de forma útil”. Un documento de 190 páginas y que en las últimas semanas está revolucionando las redes sociales (aunque data de 2012) y que a mi me ha recordado a mis primeros días en la universidad cuando nos enseñaron dos claves del Periodismo: ser conciso y ser claro (lo mismo que ahora se les inculca a los espías). Y es que la CIA aconseja a sus agentes evitar los tecnicismos, ser "objetivos" y escribir "como periodistas o analistas".
Dos temas criminológicos relacionados con los libros de estilo de los Mass Media -y que he tratado en anteriores post por su especial sensibilidad social- son los suicidios y la victimización secundaria. Si nos centramos en los libros de estilo, uno de los principios que recoge el diario El País es el caso del tratamiento de los suicidios[2]. Según dicho medio de comunicación: “habrá que ser especialmente prudente con las informaciones relativas a suicidios. En primer lugar, porque no siempre la apariencia coincide con la realidad; y también porque la psicología ha comprobado que estas noticias incitan a quitarse la vida a personas que ya eran propensas al suicidio y que sienten que en ese momento un estímulo de imitación. Los suicidios deberán publicarse solamente cuando se trate de personas de relevancia o supongan un hecho social de interés general”.
Mientras que para evitar la victimización secundaria, muchos de los libros de estilo periodístico señalan que en los casos de violación, el nombre la víctima se omitirá y se utilizarán las iniciales o datos genéricos (edad, nacionalidad o profesión) siempre y cuando no se identifique a la víctima. Mientras que en el caso de los detenidos/acusados se emplearán las iniciales si son menores de edad.
Más conocidos como espías (en la mente nos viene el agente 007 si pensamos en espías), los miembros de la CIA son expertos en temas políticos, militares y económicos del todo el mundo. A pesar de pertenecer a la élite de la seguridad estadounidense se les recuerda que no deben utilizar frases ni párrafos largos; tampoco el abuso de los adverbios y adjetivos, puesto que los nombres y los verbos ya muestran su poder.
Al igual que la mirada, las palabras también pueden reflejar cómo es el ser humano. La escritura puede mostrar (no diagnosticar) incluso dolencias del aparato digestivo, trastornos alimenticios (bulimia o anorexia), conductas adictivas como el alcoholismo, síntomas de deterioro del sistema nervioso y daño neurológico. Cada signo revela una información personal, sobre todo la firma (los principales Mass Media americanos se centraron en las firmas de Barack Obama y de Hillary Clinton cuando eran candidatos a la presidencia de la Casa Blanca). Los peritos en pericia caligráfica y en grafología son cada vez más demandados a nivel judicial, sobre todo para la identificación y cotejo de escritos y firmas, así como en la valoración y significado de los aspectos gráficos y en la detección de falsificaciones en documentos y productos comerciales.
Y es que la CIA sabe de la importancia de las palabras ya que a través de la escritura se puede saber los rasgos generales del carácter de la persona, sus emociones, el equilibrio psicológico, incluso los rasgos fisiológicos y, también, el tipo de inteligencia y las aptitudes profesionales y laborales.
Y como dijo Paul Auster[3], “la pluma es más fuerte que la espada



[1] ¿Qué es la CIA? La Agencia Central de Inteligencia fue creada en 1947 con la firma del Acta de Seguridad Nacional, por el Presidente Harry S. Truman. Entre sus funciones destacan[1]: recolectar información de inteligencia a través de fuentes humanas; evaluación de la inteligencia relacionada con la seguridad nacional, así como la coordinación fuera de EEUU.
[2] Post relacionados:
·         Crisis económica y suicidios ¿relación?: http://bit.ly/1qzEZfH

 

[3] Escritor, guionista y director de cine estadounidense. Premio Príncipe de Asturias de las Letras (2006)

No hay comentarios:

También te puede interesar