Un delincuente con 86.000 ‘me gusta’


Ana Quevedo
Periodista. Licenciada en Criminología y profesora de Lengua/Literatura e Historia de las Civilizaciones

Estamos en la era digital, de eso no hay duda. Demasiado rápido está cambiando la manera de comunicarnos, de llegar al resto de personas, de interrelacionarnos. Cuando estudiaba Periodismo (entonces inaugurábamos nuevo siglo), durante el primer año aún utilizaba mi Olivetti; consultábamos los libros de la biblioteca, incluso entregábamos algunos trabajos escritos con nuestro puño y letra. Apenas una década después, cuando comencé mis estudios de Criminología los apuntes nos los descargábamos de la plataforma digital universitaria, los tutoriales eran virtuales y las prácticas las entregábamos en la ‘nube’. Los cambios digitales suponen progreso; cambios siempre positivos pero cuyo uso inadecuado e ilegítimo puede ser muy negativo y dañino. Algunos países (entre ellos España) han tenido que reformular algunas de sus leyes para introducir los delitos informáticos: los ciberdelitos. Y desde hace un par de años, el boom de las redes sociales ha cambiado incluso nuestra forma de vida.

La policía de Stockton (California, EEUU) difundía, hace unos días, en su página de Facebook una fotografía de un delincuente. Desde entonces esa fotografía tiene 23.600 comentarios (la mayoría, por no decir todos, positivos y de alabanzas), más de 86.000 ‘me gusta’/’Likes’, 11.000 veces compartida comentarios. La fotografía corresponde a Jeremy Meeks, de 30 años, acusado de varios delitos, entre ellos de pertenencia de una banda criminal (la policía dijo que había pertenecido a los Northside Gangster Cripsy) y de posesión ilegal de armas. A Jeremy se le ha impuesto una fianza de un millón de euros.

¿Cómo un delincuente se puede convertir en una persona deseada por miles de personas? Su aspecto más de modelo que de delincuente ha ocasionado casi una revolución en las redes sociales, con peticiones de matrimonio e incluso de paternidad. Seguro que ya hay algún guionista y productor pensando en los ojos azules, tez morena, tatuajes y una mirada de tipo duro para llevar a cabo alguna serie o film. Jeremy ha declarado desde la cárcel a la cadena ABC que “no es un delincuente” y su familia se ha movilizado para sacarlo de prisión. Otras fuentes de su entorno aseguran que desde hace años, Jeremy dejó a un lado la violencia y que ahora llevaba una vida normalizada. Jeremy ya tiene a sus fans, fans que se están movilizando a través de las redes sociales para recaudar fondos y destinarlos a la excarcelación del joven. Realmente una historia que demuestra el poder de la era digital (1).

Facebook o Twitter son utilizados por la mayoría de las Fuerzas de Seguridad de todo el mundo. En sus departamentos trabajan expertos en Social Media, Community Manager o Content Curator. La policía difunde una foto a través de sus plataformas digitales y la respuesta de la ciudadanía es inmediata. El feedback que proporcionan las redes sociales es, sin duda, una de sus claves. La Nasa se acaba de estrenar en el mundo de las redes sociales y se dice que Obama llegó a la Casa Blanca gracias a su campaña digital y el uso de las redes sociales.

Hay que tener especial cuidado cuando nos sumergimos en las redes sociales. ¿Cuáles son los delitos que más se cometen? Algunos expertos en seguridad informática consideran que 4 de cada 10 usuarios (casi la mitad de todos los internautas) han sido -al menos una vez- víctimas de algún ciberdelito. Los más comunes:

  • El phishing es la técnica empleada por los hackers para adueñarse de datos y así poder usar esa información en sitios de compras online.
  • El robo de identidad y datos  es uno de los delitos más habituales en el mundo digital. Te roban tus datos para duplicar tu identidad. Existen ‘robots’ (sí, como en las películas) informáticos cuya función es la creación de cuentas masivas para lograr miles de seguidores en pocas horas. El objetivo, mandar mensajes con links para que los usuarios accedan a virus maliciosos y al linkear esos enlaces se roba la información de los ordenadores personales.
  • Amenazas y ataques. Twitter ha sido la revolución de las Redes Sociales. Su viralidad es inmediata y un hecho escrito en apenas 140 caracteres puede dar la vuelta al mundo en menos de un minuto. Amenazas, ataques, injurias, honor y privacidad… todos los días se cometen estos delitos.
  • Clickjacking, darle a ‘Me gusta’ a un vídeo, a un enlace o a una foto en un link malicioso lleva a que estés compartiendo datos de tu ordenador con un hacker.


Sin duda el delito más grave es el de la pornografía infantil. La Policía Nacional de España, en colaboración con las autoridades de Estados Unidos, el Reino Unido y Bielorrusia, desarticuló hace unos años una red internacional con más de 200 páginas web que se dedicaba a la compra-venta de pornografía infantil. Por unos 75 euros al mes, ofrecían fotos y vídeos por encargo y en exclusiva para sus abonados. Unos meses después, otra macroperación se saldaba con más de un centenar de detenidos en España y Latinoamerica. En 2013 hubo en España 508 denuncias por posesión y distribución de pornografía infantil (un 11% menos que en 2012). Lo que más sube, los delitos por corrupción de menores (incitación a mantener relaciones sexuales): 253 casos en 2011, 278 en 2012 y 320 en 2013 (un incremento del 26% en solo dos años) (2).
_________________________
(1)       Un informe de la empresa de servicios online Pingdom revela que hay más de 2.400 millones de usuarios de Internet de todo el mundo, casi la mitad en Asia. Respecto a redes sociales, Brasil es el país más activo con 85.962 posteos mensuales para cada página de Facebook.


(2)       Datos publicados en el periódico 20minutos.

No hay comentarios:

También te puede interesar