Pobreza, un mal endémico en países desarrollados


Ana Quevedo
Periodista. Licenciada en Criminología y profesora de Lengua/Literatura e Historia de las Civilizaciones
_____________________________________________________________________
El otro día bajé la basura y no estaba el gato de todas las noches rebuscando entre las bolsas de basura, sino que en su lugar estaba un hombre. Sí. No era en contenedores de supermercados, sino en bolsas de basura de particulares. ¿Qué alimentos o restos puede haber en una bolsa de basura para decidir llevárselos a la boca? (…) Me miró y se fue. Me paralicé. Esos segundos quedaron grabados. Sus ojos en mitad de la oscuridad me penetraron. No sé ustedes, pero a mi se me parte el alma ver a las personas rebuscar comida en la basura. Quizá no esté todavía acostumbrada (ni lo quiero estar) a estas situaciones pero la zona donde resido ha sido una de las más industrializadas del Este de España, aquí se fabricaban los sueños de los más pequeños: los juguetes. No es la primera vez que veo a personas rebuscar en la basura. La primera vez fue en Valencia, allá por el 2009. (post relacionado: Mendicidad: ¿la pobreza lleva a la delincuencia? (link: http://bit.ly/1n3ZD0Q )
Solo un ejemplo que pone los pelos de punta. El banco de alimentos de Valencia (España) atiende cada mes a más de 53.000 familias. Una realidad demasiado dramática para una ciudad de 2,5 millones de habitantes. En concreto, este Banco de Alimentos (presente en la mayoría de poblaciones de España) ha pasado de atender a 1.500 personas al mes en el año 1995 a las más de 53.000, así como de repartir 100.000 kilos de alimentos anuales a 5.489 toneladas. ¿Cuáles son las comunidades autónomas más pobres de España? Extremadura sobrepasa el 30% de la tasa de riesgo de pobreza y Ceuta con 40,8%. Mientras que en Navarra no llega al 10%.
El estudio Quiénes y cómo son las personas en riesgo de pobreza y exclusión social en España tiene conclusiones aterradoras: 13 millones de personas en riesgo de pobreza o exclusión social en España. Dicho estudio, elaborado por la Fundación Tomillo, establece 6 perfiles de personas en riesgo de pobreza:
·        El 23% tiene trabajo pero sus condiciones laborales les impide salir de esa situación ya que sus salarios no superan los 200 euros mensuales.
·        Un 26% viven por debajo del umbral de la pobreza.
·        En cuánto a las personas jóvenes y con estudios, el 12% se encuentra en paro.
·        Las personas jubiladas o dedicadas a las labores del hogar suponen el 15%. Este perfil está compuesto por personas en situación inactiva (el 75%) bien por jubilación o por dedicarse al cuidado de familiares.
·        El 16% reside en hogares afectados "por la baja intensidad en el empleo" y tiene elevada formación, ya que el 23% tiene estudios superiores.
·        Otro de los perfiles, el 8%, se centra en la privación material severa, es decir que no pueden afrontar gastos imprevistos, ni mantener su vivienda a una temperatura adecuada, incluso acumulan retrasos en el pago de la hipoteca o el alquiler.
Incluso el propio Consejo Económico y Social (CES) ha advertido del riesgo de que la pobreza se convierta en una situación crónica en España. Aún más grave: la pobreza infantil afecta al 30% de los niños. España es el segundo país de la Unión Europea, con mayor pobreza infantil, detrás de Rumanía. Por eso, muchos comedores escolares han decidido abrir sus puertas durante las vacaciones de verano para que los niños no se queden sin comer. Ayuda en Acción ha puesto en marcha la campaña ‘Dile al Hambre’ para promover las becas de comedor y los campamentos urbanos durante la época estival (en España los centros educativos cierran durante dos meses: julio y agosto)
Algunas iniciativas como el ‘café pendiente’ demuestran la solidaridad de las personas. Consiste en tomarse un café y dejar pagado otro/s como ‘pendientes’ para que la persona que no tenga dinero pueda tomarse algo caliente. Se dice que esta iniciativa surgió Nápoles (Italia) durante la edad Media, cuando un comerciante hacía una buena venta dejaba pagado cafés o bebidas para otras personas para celebrarlo. Los ‘cafés pendientes’ resurgieron cuando la crisis ya se dejaba notar en los países del Sur de Europa (Italia, Grecia, Portugal o España). En la actualidad se ha extendido a cientos de ciudades de todo el mundo.
¿Y qué papel juega la Criminología en la pobreza? La clave está en una política criminológica-sociológica adecuada a un problema social que está afectando a cualquier clase social. Ayer mismo, toda la prensa internacional recogía este titular: Hillary Clinton: “Salimos de la Casa Blanca completamente en bancarrota”. Eso sí, las oportunidades de trabajo para el expresidente y primera dama de los EEUU es muy diferente al de millones y millones de personas que viven por debajo del umbral de la pobreza. (Por ofrecer discursos en congresos o cursos, los Clinton se han embolsado más de 700.000 euros).
Una política criminal integral, es decir un conjunto amplio, complejo y diversificado de medidas y acciones desarrolladas bajo el impulso del Estado y de las instituciones así como también de la participación comunitaria. ¿Y cómo se elabora una Política criminal? Primero hay que efectuar un diagnóstico por áreas de problemáticas y de instituciones y organizaciones sociales que permitirá comparar la situación existente con una situación normal y así poder ejecutar un plan. Y aquí, en el diagnóstico, es donde los criminólogos tienen mucho que decir y aportar.

Foto: Ilustración del reportaje Obligados a buscar en la basura: pobreza extrema en el siglo XXI (J.M.Baquero/L.Serrano) www.eldiario.es

No hay comentarios:

También te puede interesar