Pobreza: la inmigración (III)

Inmigrantes subsaharianos saltan la valla que separa África de Europa. La valla tiene 12 km, doble, y más de 6 metros de altura con alambres de púas /Ministerio del Interior.


Ana Quevedo
Periodista. Licenciada en Criminología y profesora de Lengua/Literatura e Historia de las Civilizaciones


Algunos países europeos han decidido no cerrar sus fronteras, sino que directamente expulsar a los que no sean sus ciudadanos de origen. Bélgica ordenó en 2013 la expulsión de 4.812 inmigrantes europeos, 291 procedentes de España porque, decían, “les pesaban demasiado en la red asistencial”. Hace unos días Alemania también anunció que expulsará a los inmigrantes europeos que no encuentren trabajo en 6 meses, limitando las prestaciones sociales y restringiendo los permisos de residencia. Inglaterra también es otro de los países que anunció que endurecería la política migratoria, sobre todo para ciudadanos búlgaros y rumanos.
O el caso de España y Marruecos con las polémicas e inhumanas vallas de Melilla que separan África de Europa. Cada día, cientos de subsaharianos intentan saltar la valla para entrar en España. En 2013 lo intentaron 1.074 personas, según las estadísticas del Ministerio del Interior. Personas que se buscan la vida, un futuro en otro lugar, otro país porque en el suyo no tienen ni un presente y un futuro más bien incierto.
Concretamente el informe alemán se centra en ciudadanos rumanos y búlgaros, ciudadanos que pertenecen a la Unión Europea y que desde el 1 de enero de 2014 no necesitan un contrato de trabajo para entrar en el país. Dicho estudio subraya que entre 2012 y 2014 la llegada de inmigrantes búlgaros y rumanos subió un 414,5% en Alemania. La inmigración española subió un 206,6% entre 2004 y 2012, año en el que entraron en el país 23.345 ciudadanos españoles. La española fue, según los datos del estudio, la séptima nacionalidad entre los más de 623.000 inmigrantes que recibió Alemania en 2012, tras polacos, rumanos, búlgaros, húngaros, italiano y griegos.
En total, 13  de los 28 países de la UE (Bélgica, Alemania, Francia, Italia, Austria o Irlanda) llevan a cabo expulsiones selectivas de inmigrantes comunitarios amparándose en la “carga excesiva” que suponen para sus arcas. Según la legislación europea, “Los beneficiarios del derecho de residencia no podrán ser expulsados mientras no se conviertan en una carga excesiva para la asistencia social del Estado de acogida. (...) Conviene que el Estado examine si tal recurso obedece a dificultades temporales y que tenga en cuenta la duración de la residencia, las circunstancias personales y la cuantía de la ayuda concedida antes de poder decidir si el beneficiario se ha convertido en una carga excesiva para su asistencia social y si procede su expulsión”. ¿Estas leyes están amparadas por los DDFF que deberían proteger a los ciudadanos sea cual sea su origen de nacimiento?
¿Qué es la inmigración? En todos los países del mundo existe la inmigración. Siempre ha existido. Según la RAE (Real Academia de la Lengua), inmigración viene de inmigrar y significa: (vb.intr)Dicho del natural de un país: Llegar a otro para establecerse en él, especialmente con idea de formar nuevas colonias o domiciliarse en las ya formadas
En los años 80, los españoles cogimos la maleta y nos fuimos a Alemania. Millones de españoles emigraron a Francia, Alemania o Suiza. Mis padres fueron emigrantes. Las condiciones eran diferentes: se fueron con un contrato de trabajo y con residencia para vivir. Eran ciudadanos con un perfil muy diferente al de ahora pero con el mismo objetivo: buscar un trabajo para poder tener un futuro. Ahora, los dos millones de españoles (la mayoría de ellos jóvenes) que se han marchado de España desde que comenzó la crisis (2009) se van sin trabajo y sin casa. Se les consideran trabajadores cualificados, altamente preparados. Universitarios, con dos o tres carreras bajo el brazo.
En el post de la semana anterior hablaba de la pobreza y su relación con la delincuencia. ¿Y la inmigración también lleva a la delincuencia? ¿Son los propios países los que promueven la estigmatización de los ciudadanos? (La estigmatización criminológica se centra en la discriminación de un sujeto dentro de un grupo mediante la proyección de la agresividad del grupo sobre él, atribuyéndole connotaciones negativas que en ocasiones acaban constituyendo su personalidad).
Existen varias teorías que lo explican:
·      Teoría del conflicto de culturas (formulada por el sociólogo norteamericano Thorsten Sellin en los años treinta). Plantea que la delincuencia se puede producir cuando entran en contacto poblaciones con culturas que tienen un sistema distinto de valores y normas. Pongamos el ejemplo de la mutilación genital femenina, donde en algunas culturas africanas se considera como un acto/acción normal, incluso necesario; mientras que en Europa se castiga como delito.
·      Teoría del control social: (formulada por el  norteamericano Triver Hirschi en 1969.) Una persona estará menos expuesta a caer en la delincuencia cuánto más integrada esté en su entorno, a través de un conjunto de valores compartidos que se transmiten en el seno de la familia, la escuela, el barrio y todo el tejido asociativo que en su conjunto conforma una comunidad.
·      Teoría de la privación relativa (su primera formulación fue de uno de los pioneros de la Criminología, el belga Adolphe Quételet). Se centra en que una persona puede verse empujada a la delincuencia por la frustración que le genera el contraste entre sus condiciones de vida y sus aspiraciones. En el caso de que surja la delincuencia, esta no respondería a la pobreza en sí, sino que debería tenerse en cuenta el factor subjetivo de las aspiraciones del individuo.

Si hacemos una breve recopilación de estudios sociológicos de principios del siglo XXI podemos comprobar una máxima común: los autores hablan de que España era -por aquel entonces- un país de ‘acogida’ por su buena economía. En la actualidad, es todo lo contrario. Muchos de los que vinieron aquí, han vuelto (incluso se han acogido a medidas políticas de retorno) a sus países de origen y ahora son los propios españoles los que se hacen la maleta para marcharse. Demasiados interrogantes para un momento crítico de pobreza y miseria que azota a millones de personas, sobre todo a los niños que no entienden de fronteras: según un estudio de Cáritas Europa, España es el segundo país de la UE con más pobreza infantil, superado sólo por Rumanía. Le siguen Bulgaria y Grecia. Según esta organización se debe a “las medidas de austeridad adoptadas”. El informe también alerta a España que tiene la mayor tasa de abandono escolar prematuro de la UE, un 24,9% frente a un 12,7% de media europea en 2012.

No hay comentarios:

También te puede interesar