Paso de peatones

Juan Luis Segado Cervantes.
Agente de Policía Local y Licenciado en Criminología.

Los pasos de peatones facilitan la comunicación entre conductor y peatón, es un lugar de encuentro, aumenta la seguridad pero no podemos pensar que estamos a salvo y que allí nada nos va a pasar. Todo se puede mejorar y el paso de peatones presenta riesgos por lo que en las siguientes medidas nos mostrarán una alternativa.

A. PASOS DE PEATONES REGULADOS POR SEMAFOROS CON LÍNEA DE DETENCIÓN Y FASE EN ROJO Y VERDE.
Se trata de pintar tan solo los extremos de los pasos de peatones, a modo de cuadrados. La medida solo se aplicaría en aquellos cruces de semáforo con línea de detención y fase en rojo y verde, siendo estos los menos peligrosos, ya que en todo momento el semáforo obliga a detenerse al peatón o al vehículo.
Una de las principales ventajas es la económica, puesto que se gasta mucha menos pintura y ahorra también el tiempo empleado en pintarlos. Otra ventaja sería la seguridad hacia los vehículos de dos ruedas, incluidos los peatones, los cuales advierten la falta de adherencia en los pasos de peatones, aumentando el peligro los días de lluvia, al convertirse en muy deslizante.

B. PASOS DE PEATONES SIN REGULACIÓN DE SEMAFOROS O REGULADOS POR SEMAFOROS CON LUZ NARANJA.
Esta propuesta consiste en dejar de pintar la franja de un paso de peatones que coincida con el centro de un carril de circulación, se dejarían de pintar dos franjas de un paso de peatones en el caso de una vía de doble sentido de circulación.
La eliminación de la franja central permitiría crear un carril más ancho para las motocicletas, ciclomotores y bicicletas, circulando así con un amplio margen de seguridad. Otra de las ventajas es la económica, puesto que esta medida se aplicaría en multitud de pasos de peatones, y la cantidad de pintura que se ahorraría es considerable. Si cada paso de peatones tiene entre 6 y 8 franjas, eliminando una, o dos en el caso de doble carril de circulación, el presupuesto de pintura disminuiría sobre un 20%.
Esta medida se ha implantado en las principales ciudades españolas como son Madrid, Barcelona o Valencia, y
Ambas medidas están ya usándose en ciudades como Vitoria, Madrid, Barcelona o Valencia y son muy habituales en países del centro y norte de Europa.
En ambas propuestas, con las líneas sobrantes hay dos opciones, o bien no pintarlas y dejar que se vayan borrando, o bien hacer trabajos de raspado y fresadora para eliminarlas y ganar adherencia, pero en ningún caso se debería repintar de color negro ya que en este último caso tan solo ganaríamos estética, puesto que el problema de derrapes se mantendría.
Ambas medidas no están reguladas por el Reglamento General de Circulación, por lo que los muy legalistas podrían usarlo de excusa para no implantarlo, pero el motivo es que son más modernos e innovadores, mejoran la seguridad, al igual que los mensajes concienciadores sobre el número de víctimas o mira hacia un lado antes de cruzar. Uno de las maneras de pintar los pasos de peatones de colores rojo y blanco, tampoco se encuentra regulado en el reglamento, pero aquí si causa un perjuicio a la seguridad ya que al encontrarse con pintura todo el paso de peatones disminuye la adherencia, al cruzarlo, al circular o al detenerse.


No hay comentarios:

También te puede interesar