FACTORES PREDICTIVOS Y PERFIL DEL DELINCUENTE COMÚN (ETIOLOGÍA) (I) y (II)

FACTORES PREDICTIVOS Y PERFIL DEL DELINCUENTE COMÚN (ETIOLOGÍA) (I)
Por Wakinaki PL Cádiz

La predicción y la prevención de la violencia son concepto íntimamente unidos, ya que si queremos prevenirla es preciso, previamente, identificar los factores de riesgo que pueden llevar al sujeto a convertirse en delincuente. Ahora bien, se trata de términos que no se deben confundir, ya que no tienen el mismo significado. La prevención se dirige a evitar que los niños y jóvenes incurran en comportamientos antisociales o delictivos, mientras que la predicción busca conocer las situaciones de riesgo que hacen necesaria una intervención preventiva. Una adecuada política preventiva necesita para ser verdaderamente eficaz conocer el problema en el que va a intervenir, por ello resulta necesario conocer las causas o factores de riesgo que influyen o concurren en los delincuentes comunes.

Por factores de riesgo entendemos el conjunto de factores individuales, sociales y ambientales que pueden facilitar e incrementar la probabilidad de desarrollar desórdenes emocionales o conductuales, entre ellos el comportamiento delictivo. La identificación del riesgo se puede definir como la habilidad para detectar aquellos grupos de individuos que aunque no hayan mostrado signos de conducta desadaptada o bien hayan mostrado ciertos componentes de la misma, tienen, sin embargo, una alta probabilidad de manifestarla posteriormente en comparación con los grupos definidos como de no-riesgo.

En la predicción de la conducta delictiva podemos encontrarnos con 4 resultados posibles:

-Válidos positivos: aquellos sujetos que fueron predichos como delincuentes y en realidad llegaron a serlo.

-Falsos positivos: sujetos que fueron incluidos en el grupo de futuros delincuentes y no llegaron a serlo.

- Falso negativo: sujetos que fueron excluidos del grupo de riesgo de ser delincuentes al no presentar factores de riesgo para la delincuencia, pero que con el tiempo se convirtieron en delincuentes.

- Válido negativo: Sujetos que fueron excluidos del grupo de alto riesgo y que no se convirtieron en delincuentes.

FACTORES PREDICTIVOS Y PERFIL DEL DELINCUENTE COMÚN (ETIOLOGÍA) (II)
Por Wakinaki PL Cádiz

Estos resultados nos ayudaran a entender mejor el peso de los factores inicialmente considerados de riesgo, así como la posible presencia de otros factores no tenidos en cuenta al inicio de la investigación. Obviamente, el objeto de toda predicción es identificar correctamente a los futuros delincuentes y a los no-delincuentes y disminuir progresivamente el número de sujetos mal predichos (falsos negativos y falsos positivos). Estos grupos constituyen dos de los errores más preocupantes en el campo de la predicción: el de falsos positivos puede deberse a sujetos que hayan desistido del delito o bien a la utilización de factores predictivos erróneos; y el de los falsos negativos, a una débil relación entre el predictor utilizado y la delincuencia.

Las investigaciones actuales están intentando corregir este tipo de equivocaciones usando mejores predictores, combinando factores de riesgo e introduciendo los resultados de pronóstico con sujetos que permanecen como no delincuentes o que desisten del delito con el tiempo. Es decir, dejando a un lado como criterio de una futura no delincuencia la ausencia de predictores o una baja presencia de los mismos, y utilizando, en cambio, factores propios de la no-desviación, factores protectores -tanto personales como ambientales que pueden fomentar la resistencia o inmunidad ante la antisocialidad.

Lipsey y Derzon investigaron los mejores predictores de la delincuencia común (delitos contra las personas o robos con violencia) atendiendo a dos grupos de edad (6-12 años y 12-14 años), midiéndose el criterio de la delincuencia en el intervalo de edad comprendido entre los 15 y los 24. Los predictores se ordenan en cinco niveles según la correlación vaya de .30 a .40 (nivel 1) hasta .00 a .10 (nivel 5).

Según sus autores, los mejores predictores para ambos grupos de edad son capaces de distinguir a los jóvenes que presentan un riesgo claro de cometer delitos graves durante el periodo situado entre los 15 y 25 años. Muchos de los predictores son variables que pueden modificarse si se establecen como objetivos específicos de intervención. Resulta muy notable la prevalencia de la conducta antisocial precoz entre los predictores más importantes, como son la delincuencia general, el abuso de alcohol y drogas, la agresión y la violencia física. Igualmente destacada es la fuerza de las relaciones sociales problemáticas en el caso de chicos más mayores. Todo ello sugiere que la prevención puede logar resultados muy prometedores si somos capaces de influir sobre esas variables.

No hay comentarios:

También te puede interesar