EL AGRESOR SEXUAL DE NIÑOS. El modelo de Finkelhor (1986)



Por Wakinaki Pl Cádiz

Señala la existencia de cuatro procesos complementarios que actuarían en combinaciones diversas en cada individuo para propiciar el interés sexual sobre los niños:

-Congruencia emocional: los varones (agresores sexuales) han sido socializados para dominar, por lo que los niños, debido a su escasa capacidad de dominación, les resultan sumamente atractivos. Este proceso se relaciona con baja autoestima, inmadurez y agresividad.

-Excitación sexual: Los niños resultan sexualmente excitantes a causa de las experiencias personales de los agresores, así como de los modelos y material pornográfico que hayan tenido a su alcance.

-Bloqueo: Muchos sujetos debido a las dificultades para establecer relaciones sexuales adultas buscan como alternativa las relaciones sexuales con los niños. Este proceso se relaciona con la ansiedad y la incompetencia social.

-Desinhibición: debe salvar ciertos inhibidores para poder abusar sexualmente de un niño. Entre estos elementos se señalan el consumo de drogas, alcohol y distorsiones cognitivas.

No hay comentarios:

También te puede interesar