ARREBATO U OBCECACIÓN


Por Fernando Alser Qualytel


El Código penal (español) contempla como circunstancia atenuante de la responsabilidad criminal, la de obrar por causas o estímulos poderosos que hayan producido arrebato, obcecación u otro estado pasional de entidad semejante. El arrebato es una especie de conmoción psíquica de furor, de contenido emocional, súbita y de corta duración, en tanto que la obcecación es una conmoción, estado de ceguedad, de contenido pasional que provoca un estado de ofuscación, de carácter más duradero y permanente. La primera está caracterizada por lo repentino o súbito de transmutación psíquica del sujeto, diferenciándose de la obcecación por la persistencia y la prolongación de la explosión pasional que ésta representa. El arrebato y la obcecación son causas emotivas o anomalías psíquicas en la mente del sujeto activo, producto de un estado de furor u ofuscación, capaces de disminuir el intelecto o la voluntad, siempre que las causas determinantes provengan de la propia víctima. Tal estado pasional tiene que tener una intensidad suficiente para romper los mecanismos inhibitorios, de modo que el sujeto se encuentre inmerso en una situación emotiva que la ley ha denominado  como de arrebato u obcecación.

No hay comentarios:

También te puede interesar